CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Yo no quería un coche eléctrico, pero....

David G.Artés | 6 Jun 2013
Renault_Zoe01
Renault_Zoe01

Yo no quería un coche eléctrico. No tenía ninguna intención de cambiar la gasolina por un enchufe, simplemente no me convencía la idea… problemas de autonomía, problemas con el tiempo de recarga y un montón de mitos que, verdaderos o falsos, me echaban para atrás. Pero necesitaba un coche urbano, práctico para el día a día y que fuese muy cómodo; un segundo coche más pequeño que mi Scènic.

Moderno, sencillo, cómodo y lleno de tecnología

Cuando llegué al concesionario lo tenían fuera, destacado sobre el resto de vehículos. Blanco, brillante, nunca había visto uno. “Nuevo Renault ZOE: pruébame”. Me gustó tanto su aspecto que quise verlo más de cerca y al sentarme me dí cuenta de que aquello estaba hecho para mí: moderno, sencillo, cómodo y lleno de tecnología.

Hasta que supe que era eléctrico.

Si prueba este, no querrá ningún otro

Un reto que no pude rechazar: “si busca un coche urbano y prueba este, no querrá ningún otro”

Lo siguiente fue la típica conversación con el vendedor, que te quiere colocar lo que a él le interesa y tú no necesitas, pero mis argumentos eran de mucho peso como para dejarme convencer y me bajé del coche. En lugar de insistir, me lanzó un reto que no pude rechazar: “si busca un coche urbano y prueba este, no querrá ningún otro”. El caso es que me gustan los coches y tenía cierta curiosidad por probar un eléctrico, así que allá nos fuimos.

¿Por qué los coches tienen que hacer ruido?

El silencio se podía escuchar, no quise ni probar el equipo de sonido

Cuando el ZOE empezó a moverse algo hizo “click” en mi cabeza. Había ido en algún híbrido que arrancaba en silencio, pero aquello era magia. El silencio se podía escuchar, no quise ni probar el equipo de sonido. El silencio absoluto era algo totalmente extraño en un coche en marcha. Extraño y muy, muy agradable. Un auténtico lujo.

¿Por qué los coches tienen que ensuciar el aire?

“No emite nada a la atmósfera”

“No emite nada a la atmósfera” me dijo el vendedor, cuando ya circulábamos a buen ritmo. No hay humos. Podrías conducir el ZOE todo el día por un parking cerrado y el aire estaría igual de limpio al principio y al final. Su contaminación depende de la generación de energía eléctrica, pero en España la mitad ya es totalmente renovable, sobre todo eólica. Y va a más. Con esa energía se mueve el ZOE.

¿Por qué los coches tienen potencia inútil?

Acelerar y pegarte al asiento una y otra vez resulta casi adictivo

Aquello andaba un montón. Acelerar y pegarte al asiento una y otra vez resulta casi adictivo y la respuesta del motor no podía ser más instantánea.
– “¿Qué potencia tiene?”
– “88 caballos”
– “Imposible, al menos tiene el doble y aún me parecen pocos”
– “Es que utiliza toda la potencia cada vez que usted pisa a fondo. En un gasolina, si no lo exprimes, no llegas a usar ni la mitad casi nunca. Este tiene 88 caballos, pero siempre están todos ahí, a un pisotón de distancia y sin marchas, sin tirones”.

¿En serio vas a ir tan lejos?

Podrías pasar cinco o seis horas circulando antes de agotarlo

Lo que me convenció, finalmente, fue la autonomía. Es muy sencillo saber si un eléctrico te vale o no, porque sólo hay que hacerse una pregunta ¿vas a alejarte de la ciudad? Si la respuesta es que no, podrías pasar cinco o seis horas circulando antes de agotarlo. Si tienes otro coche para viajar, casi no hay limitaciones en la práctica. El día a día, silencioso y eficiente, está resuelto y el coche no se puede comparar a otro convencional

Era verdad. Después de conducir un Renault ZOE, ya no quise volver atrás en el tiempo.

Más info