La filosofía de Alpina es muy sencilla. Va allí donde BMW no es capaz de llegar, o no quiere llegar, ofreciendo un punto extra de diferenciación, prestaciones y exclusividad para los modelos de la marca bávara. Aunque estén basados en coches BMW, son más que una preparación: Alpina tiene estatus de fabricante y sus coches cuentan incluso con un VIN propio. Su última creación se llama Alpina XB7, y es uno de los coches más excesivos jamás fabricados por los alemanes. Es el BMW X7 M que la marca de Munich no te quiere vender.

Continuar leyendo »

23 de mayo de 2020