La turboalimentación está cada vez más extendida en la industria del automóvil. A excepción de algunos casos como el de Mazda y sus motores SKYACTIV, la tendencia del sector es virar hacia la sobrealimentación en forma de turbos. Aston Martin también se ha acabado inclinando por esta opción con el Aston Martin DB11 pero antes va a dar la despedida que se merece a sus modelos con aspiración natural, como el Vanquish S. El último lanzamiento de la marca británica es la versión descapotable del Vanquish S que ya conocimos hace unas semanas, una preciosa rareza con un enorme V12 atmosférico por delante del conductor de los que cada vez quedan menos.

Continuar leyendo »