Estoy a la espera de que llegue a mi ubicación el descapotable de cuatro plazas más rápido del mundo. Como podéis imaginar, la espera es un cóctel de nervios y respeto ante una máquina cuya mejor carta de presentación, no es otra que volar a ras del suelo con el cielo como único techo mientras sobrepasas los 320 Km/h. La “mala fortuna” hizo que este primer día de contacto se produjera bajo un cielo muy ennegrecido con fuertes lluvias que echaban por tierra todos mis planes. Pero no nos engañemos, este coche quería hacer acto de presencia como marcan los cánones de sus raíces inglesas, y es que ante la idea de ponerse a los mandos del Bentley Continental GT Speed Convertible, es bastante difícil encontrar motivos que te impidan exprimir sus 625 CV. ¿Es la lluvia un problema? Yo diría que es más bien un regalo.

Continuar leyendo »