La familia Black Badge de Rolls-Royce tiene ya un nuevo miembro que será presentado mañana en el marco del Festival de Goodwood. El Dawn, el modelo más cautivador de la marca, no sólo recibirá el traje negro oscuro que ya habían estrenado los Ghost y Wraith, sino también 30 CV extra, frenos de mayor diámetro, una dirección más directa y una gestión más dinámica de la transmisión. El resultado es un coche que no se puede llamar deportivo pero quizá sea el Rolls-Royce más emocional y emocionante creado en muchas décadas.

Continuar leyendo »