Para muchos podría parecer que estamos ante el coche de Marion Cobretti. Nada más lejos de la realidad, puesto que en la película protagonizada por Stallone el coche protagonista era un Mercury Monterey y aquí estamos hablando de un Chevrolet Bel Air. Eso sí, ambos comparten añada, puesto que los dos son modelos de 1950 y en ambos casos, son los modelos inagurales de una gran saga de coches. Pero vamos al turrón.

Continuar leyendo »

3 de septiembre de 2011