En 1965, un año después del lanzamiento del Porsche 911, la firma alemana lanzó un deportivo más económico que el 911, un Porsche 912 que llegaba como solución al incremento de precio que había supuesto el lanzamiento del 911 respecto al Porsche 356 que comercializaba hasta entonces la marca. Era menos potente y no contaba con ciertos detalles de acabado o de equipamiento que sí tenía el 911, pero ofrecía el mismo encanto estético que el 911 a un precio más comedido. Ahora un Porsche 912 sale a subasta y puede convertirse en una forma muy clara de comprobar si la burbuja de los coches clásicos y en particular de los Porsche, ha pinchado con motivo de la crisis derivada del Coronavirus.

Continuar leyendo »

31 de mayo de 2020