CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Cómo se utiliza un kit antipinchazo

Iván Fernández | @fernischumi | 20 Feb 2020
96854.jpg
96854.jpg

Este tipo de elementos han ido con los años sustituyendo a las ruedas de repuesto que tradicionalmente se han incluido como parte del equipamiento de serie de un turismo.

¿Qué son los kits antipinchazos?

Estos kits antipinchazos como bien indica el nombre se emplean cuando sufrimos un pinchazo en una de nuestras ruedas, aunque obviamente no puede emplearse en caso de reventón u otros problemas graves. Son empleados por los fabricantes como una forma de abaratar costes de producción, de reducir el peso extra o de ahorrar espacio en el diseño de sus vehículos.

¿Cómo se utiliza un kit antipinchazos?

Los kits antipinchazos se suelen encontrar de dos formas. La opción más convencional nos trae un bote con la resina o espuma para introducir por precipitación y un compresor por separado que nos permitirá inflar el neumático una vez que ya tengamos la resina vertida en el interior de la rueda. En este tipo de kits se suele adjuntar un elemento para retirar el obús de la válvula del neumático, con el fin en este caso de permitir la entrada del sellante.

La segunda de las variaciones nos permitirá utilizar el compresor como forma de introducir el líquido o espuma, algo que puede facilitar la tarea ya que en muchas ocasiones no es necesario extraer el obús/núcleo de la válvula ya que por la propia presión conseguimos la entrada.

Los pasos son muy sencillos:

  • Situar el vehículo en una zona segura, a ser posible llana. Si estamos en una vía debemos señalizar bien nuestro vehículo y ponernos el chaleco reflectante.
  • Girar el neumático para posicionar el núcleo de la válvula en la mitad superior del neumático. Extraer, de ser posible, el objeto punzante responsable del pinchazo.
  • La situación del kit antipinchazos suele venir recogida en el manual de usuario, así como unas instrucciones básicas que nos ayudarán en muchos casos. El emplazamiento habitual suele ser el propio maletero, lugar en el que solía estar la rueda de repuesto.
  • Comprobar que el compresor funciona, conectándolo al enchufe del mechero o a alguna de las tomas con el motor encendido para evitar descargar por completo la batería

Quitar el tapón limpiar la rosca y proceder al montaje del kit antipinchazos dependiendo de la versión que dispongamos. A la hora de inflar el neumático, debemos comprobar en la puerta la presión recomendada para nuestro vehículo dependiendo de las ruedas que llevemos, ajustándola a la que nos muestra el manómetro del compresor, aunque muchos aconsejan hacerlo siempre ligeramente al alza.

¿Qué hago después de usar el kit antipinchazos?

Una vez finalizada la operación de inflado, deberemos volver a poner el tapón, guardar el compresor en el maletero y llevarnos con nosotros la botella ya utilizada de la resina sellante para desecharla en un punto destinado para dicho propósito. También debemos tener en cuenta que tienen fecha de caducidad estas resinas liquidas, por lo que deberemos revisar que se encuentre en buenas condiciones, así como el correcto funcionamiento del compresor.

Aunque suele estar indicado en el maletín del kit antipinchazos o en el bote de resina, debemos tener en cuenta que la velocidad máxima es de 80 km/h o 50 mph, así como la idoneidad de situar la pegatina que se suele adjuntar en un lugar visible en el parabrisas. Obviamente, el neumático dirigirnos al taller más cercano, donde si el pinchazo es reparable, un operario procederá a limpiar el neumático y la llanta, para posteriormente constatar que la goma se encuentre en condiciones de seguir circulando.