Spencer Gallagher sobrevive a Talladega y gana su primera carrera en NASCAR

 | 

En Talladega a veces ocurren resultados imprevisibles. El segundo gran circuito de tamaño descomunal de NASCAR es una caja de sorpresas en la que la paz de los habituales pilotos delanteros puede romperse con un accidente o un grupo bien organizado. No hubo demasiado de eso en la carrera de Xfinity del pasado sábado, dónde la alternancia de Justin Allgaier, Elliott Sadler y Daniel Hemric en el primer puesto quedó rota al final ante la aparición de Spencer Gallagher. El piloto de GMS Racing justificó con su primera victoria el desembolso de su padre, propietario del equipo y de una aerolínea de bajo coste que sufraga los gastos del vehículo.

Hemric mostró su velocidad desde la pole position, siguiéndole Gallagher y John Hunter Nemechek en los primeros giros. Ambos caían en el grupo apartados desde la parte exterior, quedándose Allgaier y Tyler Reddick siguiendo al de Childress. Sadler salió en la cola pero se puso cuarto en apenas cinco vueltas, dejando atrás a la mayoría de la zona baja y formando el trío de JR Motorsports junto a Allgaier y Reddick. El resto del primer segmento transcurrió sin mayores problemas, ganando Hemric a Allgaier, Ryan Truex, Brandon Jones y Nemechek. Christopher Bell pinchó en los instantes finales del segmento y aflojó el ritmo.

Empezó el segundo segmento y con él llegó el Big One: Shane Lee tocó a Dylan Lupton, que chocó con Ty Majeski en pleno trompo. Truex no pudo esquivar el accidente, igual que Chad Finchum y un revolucionado Spencer Boyd que atropelló a cuatro coches en un viaje imparable hacia el muro. Hemric se lió en la resalida, yéndose a tapar un hueco que le dejó en solitario relegado a la parte trasera del grupo delantero. Sadler y Ryan Reed se pusieron primero y segundo y mantuvieron la compostura ante los experimentos de otros pilotos en el top 15. Les siguieron Gallagher, Michael Annett y Reddick.

Jeremy Clements reventó el motor bajo caution después de las habituales paradas en boxes, de dónde Bell salió líder sin cambiar neumáticos. La línea de Sadler se comió a Bell en la siguiente resalida y Cole Custer perdió esa primera fila sin caer más allá de los diez primeros puestos. Custer encabezó un grupo exterior que pasó por arriba y obligó a Hemric, Nemechek y compañía a cambiar de línea. Allgaier empujó sin querer a Austin Cindric, que se fue en un trompo solitario que los demás pilotos pudieron esquivar. Reed, Reddick y Allgaier fueron los únicos integrantes del grupo cabecero que pasaron por boxes para llenar el depósito.

Nemechek presionó a Sadler en las últimas 40 vueltas antes de formar la enésima fila de a uno de hasta 15 coches. Llegaron las últimas paradas por gasolina, en las que los dos líderes perdieron sus posiciones delanteras: Nemechek trompeó apurando la frenada en la entrada del pit lane, mientras Sadler era sancionado con un drive-through por exceder el límite de velocidad. Ambos se quedaron a poco de perder una vuelta. La caution no apareció y permitió a Allgaier y a Cindric alargar su última detención junto a un grupo de coches traseros que buscaban la posición alta que les permite acumular más dinero para salir a futuros eventos.

Allgaier se quedó tranquilo detrás de un grupo formado por Noah Gragson, Lee, Annett y Nemechek, ampliando su margen sobre un Cindric que arrastraba a Garrett Smithley, Vinnier Miller, B.J. McLeod y Tommy Joe Martins, cuatro de esos pocos habituales. Reddick, Tifft (pinchado más tarde), Hemric, Brandon Jones, Bell, Custer y Gallagher recortaban distancias con ese grupo de pilotos. McLeod y Martins llenaron el depósito antes de que Hemric reventara el neumático delantero derecho de su Chevrolet, forzando una necesitada caution que apretó al pelotón y le quitó una victoria segura a un Allgaier que lideraba con 25 segundos de ventaja.

Bajo bandera amarilla Allgaier se quedó sin gasolina y bajó al apron para intentar no quedarse detenido, perdiendo el liderato. Joe Nemechek y David Starr también se quedaron tirados en la misma caution y sus problemas dieron paso al emocionante Overtime, en el que el líder heredado Cindric no pudo competir al quedarse también sin combustible. Reddick resalió bien en cabeza en la penúltima vuelta pero no contó con el ataque de Gallagher, que pasó por el interior a los Toyota de Jones y Bell, adelantó a Reddick en la curva 2 y defendió por toda la recta trasera de camino hacia su primera victoria en NASCAR.

Gallagher consiguió así el triunfo, seguido de Jones. Allgaier y Sadler se quitaron a otros pilotos a base de empuje mutuo en la parte final, finalizando tercero y quinto respectivamente con Gragson entre ambos. Ryan Sieg y Smithley se apuntaron valiosos top 10, rozando Yeley y Jeff Green dicha marca y quedándose Lee con un golpe en la resalida del Overtime que le relegó a la 15ª posición. Joey Gase y Alex Labbé figuraron entre las decepciones de los pilotos de zona media que podrían lograr un buen resultado en Talladega, ambos a las puertas del top 20.

Lee a continuación: Joey Logano vuelve al Victory Lane en el circuito del accidente