5 consejos para comprar coches de stock, y a buen precio, este mes

Estos días os hablábamos de la situación del mercado y os dábamos algunos consejos que, a nuestro juicio, son importantes para cualquiera que esté pensando comprar un coche nuevo, ya sea de manera inmediata, o en un plazo de semanas, o meses. Ver 3 consejos para comprar coche este septiembre. Hace tiempo que os venimos hablando de una opción muy interesante para cualquiera que busque coche nuevo, la de los coches de stock, y en los últimos meses hemos hablado más que nunca de ello, por la situación que ha provocado la entrada en vigor de un nuevo ciclo de homologación, del WLTP. Sí, es un buen momento para comprar coches de stock. Pero también lo es para seguir estos 5 consejos para comprar coches de stock, y a buen precio, este mes.

1. Ahora, y siempre, interésate por los coches de stock

Como os venimos contando desde hace tiempo, los coches de stock presentan numerosas ventajas. La primera, y más importante, que generalmente pueden conseguirse a un precio más ajustado, y es más sencillo negociar descuentos con el concesionario. Los coches de stock son unidades completamente nuevas, que no requieren pedido a fábrica y, a diferencia del kilómetro cero, no han sido matriculados en ningún momento. Otra ventaja de los coches de stock es que no requieren pedido a fábrica y, por lo tanto, la entrega puede realizarse en cuestión de días, o alguna semana, sin esperas que se prolonguen varios meses. Estos días nos encontramos, por otro lado, con que las marcas y los concesionarios acumulan un stock mayor al habitual que aún han de liquidar.

Más información: ¿qué es un coche de stock?

En las últimas semanas las marcas y los concesionarios han acumulado coches de stock a los que ahora hay que dar salida, por la entrada en vigor del nuevo ciclo de homologación WLTP

2. Si financias, como siempre, haz números

Como cualquier otro coche nuevo, los mayores descuentos y ofertas en coches de stock los conseguiremos financiando la compra. La mayoría de los clientes que compra un coche nuevo en España se decanta por esta opción, la de la financiación, y es también el requisito de la mayoría de ofertas comerciales que puedes ver en la publicidad en internet, en la prensa de papel y en la televisión y la radio. Es importante, como siempre, hacer números y tener en cuenta que financiar la compra de un automóvil implica tener que acarrear con otros gastos, como intereses, y la apertura de la financiación, que harán que el precio real que paguemos por el coche sea mayor.

Como decíamos, los coches de stock suelen conseguirse a precios más competitivos. En cualquier caso los márgenes con los que trabajan los concesionarios son limitados y podremos aspirar a algún descuento, quizás a incluir algún accesorio gratis, pero no deberíamos hacernos falsas ilusiones y esperar chollazos enormes. Hay que pensar que buena parte de los márgenes de beneficio que conseguirá el concesionario con esta operación serán los derivados de financiar nuestra compra.

Haz números: las mejores ofertas en coches de stock también requieren normalmente financiar la compra, lo cual en última instancia suponga que el precio real a pagar se incremente, por los intereses de la operación

3. Valora en qué estás dispuesto a ceder

Comprar un coche de stock implica que tendremos que aceptar un coche con una configuración determinada. Por lo tanto, es importante que valoremos los pros y los contras de un coche de stock, frente a un pedido a fábrica, y que consideremos en qué estaremos dispuestos a ceder. Por ejemplo, si otorgamos mucha importancia a la personalización, o a la elección de un color de carrocería raro, o una línea de equipamiento que se salga de lo habitual, es posible que tengamos que descartar la compra de un coche de stock u optar por el pedido a fábrica.

En tu proceso de decisión de compra deberías estar dispuesto a valorar en qué puntos podrías ceder, si aceptarías un color de carrocería diferente a ese que tanto te gusta, o si tienes claro que quieres un motor determinado, con una potencia determinada, o te podrías conformar con un motor menos potente si con ello consigues un ahorro importante en la compra.

Al escoger un coche de stock verás limitadas una serie de opciones, como la combinación de color de carrocería, acabado y motor

4. Haz una lista del equipamiento mínimo imprescindible de tu coche

Has de tener en cuenta que los coches de stock, como os decíamos anteriormente, han sido configurados con una combinación de color, motor y equipamiento determinada. Y que muchos elementos de equipamiento solo pueden configurarse de fábrica, y no podremos añadirlos a posteriori.

Es especialmente importante tener en cuenta que muchas ayudas a la conducción, y elementos de seguridad, solo pueden configurarse de fábrica y no podremos añadirlos a posteriori. Lo mismo sucede con algunos sistemas de entretenimiento, como una pantalla táctil más grande, y de confort.

Otros elementos, como las llantas, en cambio, pueden sustituirse más adelante o incluso puede solicitarse al concesionario una llanta diferente en la compra, abonando la diferencia de precios, o considerándolo un punto a tener en cuenta en nuestra negociación de la compra.

Elabora una lista con el equipamiento mínimo imprescindible que quieres en tu coche, algunos elementos, especialmente ayudas a la conducción y sistemas de entretenimiento y confort, no podrás añadirlos a posteriori

5. Considera el año de presentación del modelo

En ocasiones nos encontramos con que algunas marcas han acumulado coches de stock en modelos que han dejado de comercializarse, o van a dejar de comercializarse. Si no te importa no adquirir el último modelo, estar a la última, adquirir un coche descatalogado puede ser una opción realmente buena, por el importante descuento que puedes conseguir. Aún así, recomendaríamos solicitar dos presupuestos, uno con el coche de stock descatalogado y otro con una unidad comparable, con motor y equipamiento parecido, del modelo recién lanzado, o que pronto llegará a los concesionarios. Y a partir de ahí considerar que opción preferimos, si la más barata, la del coche descatalogado, o estamos dispuestos a pagar más por el último modelo.

También es importante recordar que con cada relevo generacional, y en términos generales, un coche siempre mejora en aspectos como la seguridad, la tecnología, el refinamiento y el equipamiento con que podremos configurarlo.

Un buen ejemplo de estas ofertas en coches de stock lo encontramos en el Ford Focus. Aún podemos adquirir el modelo de la anterior generación, con un precio desde 14.990 euros (incluye financiación), y motor de gasolina de 125 CV de potencia, con acabado Trend+. Pero con un precio de 13.900 euros podemos acceder al nuevo modelo, a la nueva generación de Ford Focus, eso sí, con un motor menos potente, de 100 CV, y un acabado Trend. Ver promociones del Ford Focus.

Ver todos los comentarios 1
  • Gaius Iulius Caesar

    Respecto a si decantarse por el modelo saliente/modelo entrante, yo me lo pensaría muy mucho por una razón más, y que seguramente inclinaría la balanza del lado del saliente:

    Es evidente que comprar una de las primeras unidades de un modelo tiene cierto rango de riesgo a nivel de fiabilidad y calidad constructiva. Los operarios de la fábrica, a fin de cuentas, están aún «aprendiendo» a montar el coche, y los errores de juventud (y pequeños fallos de desarrollo) van a estar ahí.

    Sin embargo, comprar un modelo que lleva ya algunos años en fabricación, garantiza cierta calidad general y «errores de juventud» solucionados y mejorados… No sé. Es una apuesta más segura en ese sentido.