5 requisitos que un buen coche de segunda mano debería cumplir

Para muchos españoles, comprar un coche usado es una rutina que se repite cada cierto tiempo. Los que no tenemos suficiente dinero para adquirir un coche nuevo nos vemos obligados a recurrir al mercado de segunda mano, donde debemos pisar con pies de plomo para conseguir un coche que se adapte a nuestras necesidades, que nos guste… y que no sea una caja de Pandora. En este artículo os queremos hablar de los requisitos que un coche de segunda mano debería cumplir para ya no solo ser considerado “trigo limpio”, sino para ser una buena compra. Quédate, y ahórrate disgustos y quebraderos de cabeza. Te hablamos desde la experiencia.

Un historial claro

Uno de los primeros requisitos que considero vitales en un coche de segunda mano, es que tenga un historial claro, o sin lagunas. Cuando compramos un coche de batalla por poco más de 1.000 euros y con 15 años a sus espaldas, no es habitual contar con un libro de revisiones sellado o con un número bajo de propietarios. Pero si adquirimos un coche de precio más elevado o con poca antigüedad, no debería tener lagunas en su historial. Existen formas de saber el número de transmisiones de un vehículo o la existencia de cargas financieras sobre el mismo: un informe de la DGT y un informe de Carfax ya pueden despejar muchas dudas sobre un coche.

 title=

El óptimo sería un coche de origen nacional, con uno o dos propietarios anteriores, con libro de revisiones sellado e ITV al día.

Con un “historial claro”, lo que te decimos es que evites coches que hayan tenido un número alto de propietarios, coches en los que se ha perdido la documentación, coches con matrícula de otros países o coches de importación cuyo libro de revisiones “se ha perdido” de forma misteriosa. Mucho cuidado con estos últimos, pueden ser coches a los que se les ha pasado “la Gillette”: pueden tener muchos más kilómetros de los anunciados. Igualmente, no es buena idea comprar un coche procedente de una subasta judicial, un coche que ha pasado varios años parado, o que no tiene su ITV en vigor, por motivos no especificados en el anuncio. Con toda seguridad, esconden sorpresas poco agradables.

Las cosas claras y el chocolate espeso.

Mantenimiento al día

Si el coche no tiene el libro de revisiones sellado, su vendedor debería poder demostrar que su mantenimiento está al día. Esto lo puede hacer aportando facturas o permitiendo una prueba mecánica en cualquier taller. Si el coche tiene correa de distribución, debería mencionar a qué kilometraje ha sido cambiada - si su cambio ha ocurrido fuera de tiempo, es una pista de que su dueño no lo ha cuidado de forma escrupulosa. El vendedor también debe poder demostrar cuándo el coche ha pasado su última revisión, y qué averías han sido subsanadas, de existir. Un punto clave en mi opinión, son los neumáticos del coche. ¿Cuánta vida les queda?

 title=

Si el coche tiene un caro embrague bimasa, es un punto muy positivo que haya sido recientemente reemplazado.

Lo ideal es que el coche tenga sus neumáticos en buen estado, con mucha vida por delante. Neumáticos de buena marca también evidencian que el coche ha sido mimado por el vendedor. ¿Neumáticos de marca desconocida en un Mercedes de 30.000 euros? Aléjate rápidamente y no mires atrás. Si los neumáticos están muy gastados, o les queda poca vida por delante, cuentas con un aliado de cara a la negociación del precio. Si el propietario no lo ha mencionado, pregúntale por el estado del embrague, de los amortiguadores, o de las pastillas y discos de freno. Es una buena forma de comprobar que conoce su coche, y lo ha mantenido con esmero.

Un buen mantenimiento preventivo

Insistimos con el mantenimiento. Un buen mantenimiento preventivo son menos problemas y menos gastos para ti. Si el coche ha recibido recientemente amortiguadores nuevos, o se le ha hecho una descarbonización de la EGR y admisión, el coche apunta maneras. Un buen vendedor te entregará el coche limpio, con escobillas nuevas y con un cambio reciente de fluidos. Un buen vendedor ha reemplazado las piezas que comenzaban a dar signos de desgaste, como silentblocks, o rótulas de la dirección. Habrá arreglado el descosido de un asiento en un tapicero, o habrá hidratado de forma habitual la tapicería de cuero.

 title=

Busca a vendedores que hayan cuidado el coche como tu lo cuidarías y lo cuidarás.

Un anuncio que no deje lugar a dudas

Reconozco que lo mío con los anuncios de coches es una cruzada personal. Sé que mucha gente que vende buenos coches redacta anuncios dignos de un niño de preescolar. Cuánto más completo e informativo sea el anuncio, mejor: deja menos dudas a los futuros compradores, y el vendedor pierde menos tiempo contando la misma historia a todos los que le llaman por teléfono. En cualquier caso, también debes saber detectar los anuncios con trampa, los de coches de los que deberías huir. Por ejemplo, cuando el coche está fotografiado en otro país, o cuando el vendedor afirma que duerme en garaje, y el coche tiene los faros amarillos de la exposición al sol.

Personalmente, desconfío de los anuncios que ocultan la matrícula del coche. No existe motivo alguno para hacerlo - nadie va a suplantar tu identidad - y permite al potencial comprador consultar de antemano un informe de tráfico o de Carfax si así lo desea. Tampoco me gustan los anuncios en los que el coche sale absolutamente descuidado, o no muestran fotos de detalles importantes, como puede ser el desgaste del asiento o el volante. No hace falta hacer unas fotos de premio Pulitzer, pero sí unas fotos que permitan evaluar de forma más o menos precisa el estado del coche. No al escueto “siempre en garaje, muy cuidado”, es ya un cliché.

Audi Tt Rs Prueba 06 18 031

Lo ideal es que el anuncio no deje dudas acerca del coche, su estado y su mantenimiento.

Un precio lógico: huye de lo muy barato (y de lo muy caro)

Dicen que lo barato sale caro, y la experiencia me ha demostrado la fiabilidad de ese refrán. Si un coche tiene un precio anormalmente bajo en relación a su estado y kilometraje, es posible que venga con algún tipo de sorpresa. Sorpresa que puede ser una avería recurrente, o algún tipo de situación compleja a nivel administrativo. Un coche debería tener un precio acorde a su estado y kilometraje. Por supuesto que debes valorar un coche pulcramente cuidado y mantenido, y entender un precio ligeramente superior a la media, pero tampoco debemos creer a pies juntillas que un coche más caro es necesariamente mejor. La virtud suele estar en el equilibrio.

Ten también en cuenta que los vendedores profesionales suelen vender a precios superiores a los de particulares. Su objetivo como empresa es ganar dinero, y suelen ofrecer garantías de un año en los coches que venden. Si adquieres un coche a un compraventa, aplica los mismos criterios que aplicarías al comprar un coche a un particular. Y con independencia de que trates con particulares o profesionales, si algo te da mala espina, no dudes en echarte atrás, aunque hayas tenido que cruzar medio país para ver el coche. Es mejor invertir más tiempo en la búsqueda de coche, que llevarte a casa una reluciente manzana podrida.

 title=

Con respecto y argumentos sólidos, puedes negociar el precio del coche. Y recuerda, ante "el vicio de pedir”, siempre está la virtud de no dar.

Lee a continuación: Cómo preparar y homologar un todoterreno para 4x4 extremo [vídeo]

Ver todos los comentarios 3
  • Wishbone

    Vaya m... de artículos que ponéis últimamente.

  • Daniel Vazquez Rueda

    Menuda porquería de artículo... nada más hay que ver quién lo ha escrito. No es el primero que hace,...

  • Gabriel

    muy buenos consejos, se agradecen