Conducción temeraria: multa, puntos, delito... todo lo que tienes que saber

Recientemente asistíamos a uno de esos episodio de conducción temeraria que coquetean con lo viral y nos hacen recordar que la carretera no es un circuito. Hablamos de ese Ford Focus RS y de ese Renault Mégane RS que adelantaban en una curva con línea continua invitándonos a tener presente la pregunta sobre qué es la conducción temeraria y que sanciones puede conllevar. En este nuevo artículo sobre seguridad vial vamos a analizarlo y te detallamos la multa y la pérdida de puntos que puede llevar una sanción por conducción temeraria, algo que puede desembocar incluso en un delito contra la seguridad vial. Ver artículo: tiempo que tardan en llegar las multas.

Debemos diferenciar entre conducción negligente y conducción temeraria

La conducción temeraria es aquel acto de conducción que pone en peligro la integridad y la vida de los usuarios de la vía. Está recogido en los artículos 380 y 381 del código penal y está considerada una infracción muy grave, como circular en sentido contrario, participar en carreras ilegales o conducir sin carnet de conducir.

La conducción negligente no implica pérdida de puntos pero sí una multa de 200 euros. Si en este proceso de conducción negligente pasamos a poner en peligro a otros usuarios estaríamos hablando de un caso de conducción temeraria.

Debemos diferenciar la conducción temeraria de la conducción negligente, esta última considerada una falta grave y no muy grave, destinada a sancionar a aquellos que conducen sin el cuidado oportuno y sancionada con 200 euros de multa, sin pérdida de puntos y sin acarrear un delito contra la seguridad vial.

La conducción temeraria puede ser una falta administrativa o un delito

Podemos definir mejor la conducción negligente teniendo presente que la conducción temeraria ocurre cuando hay una acción de conducción negligente que pone en peligro la vida de los demás.

Además debemos tener en cuenta que la conducción temeraria conlleva diferentes niveles, encontrándonos en primer lugar con una sanción administrativa por conducción temeraria que conlleva una multa de 500 euros y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir y en segundo lugar y de mayor gravedad, una conducción temeraria delictiva que pasa de ser una sanción administrativa a ser un delito y que conlleva penas de prisión de 6 meses a 2 años, multa de 6 a 12 meses y privación del derecho a conducir por un tiempo superior a un año y hasta 6 años.

El caso más extremo es la conducción temeraria agravada

A mayores se puede dar el caso de que nos encontremos con una conducción temeraria agravada, cuando se expresa en la conducción un manifiesto desprecio a la vida y a la integridad de otros usuarios y en tal caso la pena de prisión pasa a ser de entre 2 y 5 años, multa de 12 a 24 meses y privación del derecho a conducir durante un periodo de 6 a 10 años.

Para diferenciar mejor entre la conducción temeraria administrativa y el delito debemos tener en cuenta que en la falta administrativa el haber puesto en peligro a los demás es algo más abstracto, no se ha puesto en peligro la vida de otros usuarios de la vida de forma concreta.

Un caso de conducción temeraria agravada podría ser una carrera ilegal en el centro de una ciudad

¿Casos concretos de conducción temeraria? Para entender mejor la multa por conducción temeraria podemos poner como ejemplo conducir a gran velocidad por el centro de una ciudad, que será una multa administrativa si no había peatones ni más tráfico, por ser por ejemplo de madrugada, mientas que será delito si la acción, conducir a gran velocidad por ciudad, ocurre con tráfico, peatones... Pasaría a ser conducción temeraria agravada si además el conductor conduce en dirección contraria, tratando de atropellar a algún peatón, intentado chocar con otros coches...

Lee a continuación: ¿Cuántos puntos me pueden retirar por utilizar el teléfono móvil mientras conduzco?

Ver todos los comentarios 2
  • Juan

    Buen detalle el de poner el Focus RS que tan famoso se ha vuelto últimamente.

  • Yayo

    Está bien eso de ilustrar el artículo con dos TypeR, un GT86 y un Peugeot 308 GTi.
    Lo mismo queda mejor con un León Amarillo FR MK1 o un Bemeta 320d E46 coupé...
    Ainssss...