Cómo desempañar el cristal del parabrisas del coche rápidamente: la fórmula definitiva

 |  @sergioalvarez88  | 

Los cristales empañados son una constante en los meses más fríos del año, y es un fenómeno con el que todo conductor debe lidiar. Nos subimos a nuestro coche – es posible que duerma en el calle – y el parabrisas se empaña a los pocos segundos de acceder al habitáculo. O puede que esté directamente empañado si vivimos en una zona húmeda, en la que existe mucha condensación. Es entonces cuando empieza el lío: algunos conductores usan un trapo viejo, otros ponen la calefacción a todo trapo, otros usan el aire frío, otros el aire acondicionado… pero, ¿cuál es realmente la forma más rápida y efectiva de desempañar la luna?

Cómo desempañar los cristales del coche en 5 pasos

1Dirige el chorro del aire al parabrisas, a máxima potencia.
2Pon la calefacción del coche.
3Activa el aire acondicionado.
4Quita la recirculación de aire interior.
5Abre ligeramente las ventanas del coche

Una breve lección de física

La condensación es un fenómeno que ocurre cuando la cantidad de vapor de agua en el aire llega a su límite. El aire no puede absorber más humedad y se comienzan a formar pequeñas gotas de agua sobre la superficie de – en este caso – el cristal de nuestro coche. Para entender un poco más la condensación, hemos de saber que el aire caliente es capaz de retener más humedad que el aire frío. La temperatura dentro de nuestro coche es superior a la exterior, con el parabrisas actuando como barrera. La temperatura del parabrisas es inferior a la del habitáculo del coche, y el aire más cercano a su superficie, más frío.

Acuérdate de esto: el aire frío retiene menos humedad que el aire caliente. La condensación se produce cuando hay masas de aire con diferentes temperaturas.

Ese aire es incapaz de retener la misma humedad, y sobre la cara interior del parabrisas se forma una película compuesta por miles de minúsculas gotas de agua – así es como el aire libera el exceso de vapor de agua – que nos impiden ver correctamente hacia fuera del coche. Conociendo de forma intuitiva qué es la condensación, podemos luchar contra ella. Es peligroso, ilegal e imprudente conducir con los cristales empañados, ya que nuestra visibilidad puede quedar reducida hasta prácticamente cero: estas minúsculas gotas de agua distorsionan la imagen, y apenas distinguiremos formas y colores.

¿Cuál es la fórmula perfecta para desempañar el cristal?

En primer lugar, olvídate de ese trapo viejo y roñoso que guardas en la guantera o en el hueco de las puertas – sí, ese antiguo trapo del polvo de casa de color amarillo y granate. Limpiar el parabrisas con ese trapo es un parche, una solución muy temporal que no elimina las condiciones físicas que hacen que las lunas se empañen. Además, arrastrará suciedad con cada pasada y dejará marcas en el cristal. Estas marcas serán más difíciles de limpiar, y aparecerán cada vez que el cristal vuelva a empañarse. Además, “pasar el trapo” con el coche en movimiento puede provocar que tengas un accidente.

Arranca el motor del coche, de lo contrario ni la calefacción del coche ni el sistema de climatización funcionarán adecuadamente.

1) Dirige el chorro del aire al cristal, a máxima potencia

En el climatizador o sistema de aire acondicionado de nuestro coche, debemos seleccionar el modo que envía el chorro de aire al parabrisas. Muchos coches modernos poseen un botón al uso para desempañar el parabrisas, que activaremos si es el caso. En coches algo más antiguos, giraremos el selector hacia el modo de desempañado. Acto seguido, seleccionaremos la máxima velocidad para el ventilador del sistema de climatización – aunque sea incómodo y ruidoso, estamos jugando con la visibilidad hacia fuera del coche.

2) Pon la calefacción del coche

Queremos que el aire que llega al parabrisas sea lo más caliente posible, para romper la película de aire frío que lo recubre, y que sea capaz de absorber la humedad que lo recubre. Dirigir un chorro de aire frío hacia el parabrisas no tendrá efecto alguno, o tendrá un efecto despreciable. En un coche el aire caliente procede de un calefactor, a través del que circula refrigerante caliente procedente del bloque motor. Por eso debemos tener el motor arrancado si queremos desempañar el parabrisas con posibilidades de éxito.

Algunos coches poseen un botón de desempañado que combina en una sola pulsación todos los pasos de esta guía.

3) Activa el aire acondicionado

Puede parecer anti-intuitivo, lo sé. Pero es necesario que activemos el aire acondicionado de nuestro coche. Estos sistemas están diseñados para retirar humedad del aire mediante un evaporador, parte clave de su esquema de funcionamiento. De esta manera, conseguiremos retirar aún más humedad del interior del vehículo, ya que este aire seco tiene una mayor capacidad de absorción – pensad en una toalla recién escurrida. En los vehículos equipados con climatizador, el aire acondicionado suele activarse de forma automática si está conectado.

4) Quita la recirculación de aire interior

Este punto es clave. Con la recirculación de aire activada, no renovaremos el aire expulsado por el sistema de climatización, y no conseguiremos extraer la humedad del interior del coche. Nuestra propia respiración – y la de los acompañantes – provocará que el aire sea cada vez más húmedo. En verano sí es recomendable activar la recirculación para no someter al compresor al esfuerzo extra de enfriar constantemente el aire caliente procedente del exterior – pero ese es un tema para otro artículo a fondo.

Una vez en marcha y con los cristales despejados, mantén la temperatura interior en torno a los 18-20 grados. Usa puntualmente el aire acondicionado si se vuelven a empañar las lunas.

5) Abre ligeramente las ventanas del coche

No queremos congelarnos – ni congelar a nuestros acompañantes – en el interior del coche, pero conviene abrir un palmo las ventanillas del coche cuando comencemos a desempañar el parabrisas. No, no es contraproducente: estaremos intercambiando rápidamente aire frío (y sobretodo seco) del exterior con el aire húmedo y más caliente del interior del coche.

Por último, piensa que es posible evitar la formación de esta condensación aplicando productos anti-vaho al interior del parabrisas. Otra solución que puede mitigar en parte que se empañen los cristales del coche es llenar un calcetín con arena para gatos o gel desecante, y colocarlo sobre el salpicadero. Debería ser capaz de absorber una buena parte de la humedad interior. Marcas como Ford tienen parabrisas laminados con función anti-empañado: en su interior poseen finísimos filamentos eléctricos que se calientan, desempañando el cristal en apenas instantes.

Lee a continuación: EEUU, tierra de pick-ups: la Ford F-150 es imbatible y encadena 36 años siendo el coche más vendido

Ver todos los comentarios 6
  • Rest

    Lo mejor es aplicar unas concienzudas pasadas con una lima para metales por toda la superficie del vidrio frontal, tanto en su parte interior como en la exterior, hasta que presente indicios de transpiración. Luego, una vez nos despojemos del mono de trabajo, emplearemos una solución compuesta por injertos de ortigas celiacas, chía carnival y aminoácidos clohídricos (venta en parabrisacias) y depositaremos 1.576 ml. (aprox) en en la toma usb cuando hayamos desarmado el salpicadero previamente. Asimismo, terminamos sustituyendo los bornes de la batería por unos tirafondos medida 8X80 mm. y soplaremos por las válvulas de los neumáticos hasta la presión recomendada por el fabricante.

    Mejor asín, y no tanto rollo con el aire caliente/frío, que si ventanillas paquín pallán etc.

    • alex.remsen

      Dios mío, como me he reído con lo que has comentado. Gracias tío!

    • Enorme, ¿qué podría salir mal?

    • Mirhades

      Joder es justo lo que hago yo, pensaba que estaba sólo en el mundo y era un bicho raro.

      La mejor forma con diferencia.

    • Anibal

      Excelente, si hablan de algo MAL , si no hablan peor que cojones te importa a ti, si ya lo sabes, pues mejor para ustedddd. Pero lo peor es el imbécil que dice que se rie con esto ,jaja, y los otros tontos que rien la gracia.

      • Rest

        A lo mejor he descrito parte de unos acontecimientos provenientes de una sucesión de viñetas. No te culpo, al maestro Ibáñez tampoco. Entiendo que dibujar con palabras a veces resulta complicado, pero ahora que me he descargado el teclado voynich, podría facilitarme el trabajo haciéndome, además, un humorista estilográfico de primera categoría.

        A lo mejor, si hablan de algo IMPROBABLE, si no hablan de imposible qué le importa a usted, si ya lo sabe, pues mejor para tiiiii. Pero lo peor es, el antitésisco (sí, pronúncialo otra vez) que dice que se ríe con esto, ejeeeejejeje, y el otro que a símil a gracia.

        AP: recuerdos a M.A Berracus, ‘a lo mejor’ no te los devuelve como te los mando yo (broma).