Odiosas comparaciones de la DGT, ¿es tan peligrosa la temperatura como el consumo de alcohol?

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 
Ventanilla Coche Antiguo

Estamos en pleno verano, en un momento en el que muchas familias viajan en coche, y en el que el calor azota y las altas temperaturas pueden convertirse, sin duda, en un mal compañero de viaje. Viajar en coche con una temperatura inadecuada, tal y como recuerda la DGT en numerosas ocasiones, implica riesgos, amén de poder convertir un viaje en poco menos que una tortura. Ahora bien, ¿qué sentido tiene comparar el riesgo de viajar con una temperatura inadecuada con el de hacerlo bajo los efectos del alcohol?

Olympus Digital Camera

Por qué la DGT compara la temperatura con el consumo de alcohol

Existen estudios que han cuantificado cuán peligroso puede ser viajar con una temperatura inadecuada en el coche. CEA apuntaba que, a partir de los 30ºC, el riesgo de cometer errores durante la conducción aumenta un 20% y el tiempo de reacción un 22% y que, incluso, el conductor puede perder la atención hasta el punto de no percibir algunas señales.

Honestamente, no parece que sea necesario un estudio para constatar que un exceso de temperatura en el habitáculo puede perjudicar al conductor, reducir su capacidad de reacción, e incluso generar distracciones. En el fondo, cualquier factor que incomode al conductor es un riesgo inherente para la seguridad vial.

Ahora bien, ¿tiene sentido que la DGT compare una temperatura inadecuada con el consumo de alcohol?

Hyundai Kia Calidad Aire Interior 06

Según la DGT, 35º a bordo son comparables a 0,5 g/litro de alcohol en sangre

Si bien es cierto algunos de los efectos que puede tener una temperatura inadecuada en el coche pueden ser, de alguna forma, comparables a los efectos que se han estudiado provoca superar la tasa de alcoholemia permitida, es evidente que la comparación no puede ser más odiosa. Según la DGT, una temperatura de 35º en el habitáculo es comparable a conducir excediendo el límite de alcohol en sangre de 0,5 g/litro.

Es una comparación odiosa, porque las consecuencias que tiene el consumo de alcohol para la siniestralidad son dramáticas, y en ningún momento debería compararse con ningún otro riesgo para la seguridad vial. Cada año se producen demasiados fallecidos por accidentes de tráfico en los que el alcohol tuvo una influencia determinante. Según cifras del año pasado, el 45% de los conductores (254 de 588) que fallecieron en accidentes de tráfico y fueron sometidos a autopsia dieron positivo a alcohol y otras drogas.

En cualquier caso, y más en estos días, se hace recomendable viajar siempre con una temperatura adecuada, utilizar correctamente el climatizador de nuestro coche y asegurarnos antes de viajar de que el sistema de aire acondicionado funciona adecuadamente.

Ver todos los comentarios 1