comscore
MENÚ
Diariomotor

5 MIN

¿Cuál es la multa por llevar a más gente de la permitida en el coche? ¿Quién la paga?

Demasiada Gente Coche

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. En alguna ocasión, has viajado en un coche que ya no tenía plazas libres, y en alguna ocasión, has sido el conductor de ese coche. Todos hemos sido jóvenes y hemos enmendado esos errores de juventud, con apenas 18 años y el carnet recién sacado. Ahora bien, llevar a más gente de la permitida en el coche no es una práctica legal, y como supondrás acarrea multas. Con todo, hay cierto "oscurantismo" al respecto: ¿de cuánto dinero es la multa? ¿La paga el conductor, o el pasajero "extra"?

¿Cuál es la multa por llevar a más gente de la permitida en el coche?

Todo coche está diseñado para albergar en su habitáculo un número máximo de pasajeros, dictado, como es obvio, por el número de asientos disponibles. Hay coches biplaza, coches de cuatro plazas, de cinco plazas, de siete plazas... con el carnet B de turismo, podríamos llevar coches de nueve plazas como máximo - más plazas y estaríamos hablando de un minibus. Llevar a más gente de la permitida en un coche implica que ese pasajero viaja sin cinturón de seguridad, para grave perjuicio no solo de su seguridad, si no de la del resto del pasaje.

La multa recae sobre el conductor o responsable del vehículo, que debe impedir que viajen más personas de las debidas en el mismo.

Hay dos tipos de multas. Una de ellas es considerada leve, y es la que es aplicada cuando no se supera un 50% de ocupantes sobre el número máximo de plazas del vehículo. Es decir, la aplicable si van seis o siete personas en un coche de cinco plazas. Esa infracción acarrea una multa de 80 euros, que deberá pagar el conductor o responsable del vehículo. La multa no aplica a los "polizones". Sin embargo, la situación cambia mucho si se supera el 50% de ocupantes sobre el máximo de plazas del vehículo. Entonces estamos hablando de una infracción muy grave.

Una infracción que acarrea una multa de 500 euros para el conductor/responsable del vehículo, así como la detracción de cuatro puntos del carnet de conducir. Por si fuera poco, la autoridad competente puede inmovilizar el vehículo. Además, conlleva una retirada del permiso de conducir durante tres meses. Puede parecer un castigo excesivo, pero estaríamos hablando de llevar 8 o más personas en un vehículo de cinco plazas. 11 personas en un monovolumen de siete plazas, o tres personas en un biplaza. Una verdadera locura, y una grave imprudencia.

No apures: el maletero no es una extensión del habitáculo.

¿Cuentan los niños de igual manera?

Hasta el año 2006, los niños contaban como medio pasajero en el cómputo total de ocupación de un vehículo. Desde entonces, cuentan de la misma manera que cualquier adulto, ya que deben viajar sentados en sus respectivos sistemas de retención infantil. Es indiferente que estemos hablando de un bebé de siete meses o un niño de siete años. El uso de dichos sistemas es vital para su seguridad en caso de accidente, ya que los sistemas de retención del coche - el cinturón de seguridad - está diseñado para su rendimiento óptimo en personas de al menos 1,50 metros de estatura.

Solo cuando el niño mida más de 1,35 metros podrá viajar sin alzador o sillita infantil.

Consecuencias de llevar más pasajeros de la cuenta: seguros y seguridad

Además de exponerte a sanciones, llevar a más pasajeros de lo debido en el coche es altamente perjudicial en otras situaciones. Imagina que tienes que frenar en seco por un coche que se ha saltado un ceda al paso, o un animal que ha irrumpido en la calzada. O peor aún, tienes un accidente contra otro vehículo. Los ocupantes que viajan sin cinturón de seguridad siguen viajando a la misma velocidad, y sin nada que los sujete, impactarán contra tu asiento, el de tu acompañante, o acabarán empotrados contra salpicadero y parabrisas, tras volar entre los asientos.

Una situación potencialmente mortal, y no solo para ellos, para todos los demás pasajeros del coche. A 60 km/h, la masa de una persona de 75 kilos se multiplica por 56, convirtiéndose en un proyectil de frágil carne y hueso de 4,2 toneladas de peso. Y para colmo de males, el seguro no te ofrecerá cobertura, ni a ti, ni a tus ocupantes, por estar incurriendo en una ocupación excesiva del vehículo. Será responsabilidad del tomador de la póliza del seguro la de cargar con todos los gastos e indemnizaciones que pudieran derivarse del siniestro.

Una ocupación excesiva también puede ser una grave fuente de distracciones.