CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

3 MIN

Además de ser incívico, no ceder el paso a vehículos de emergencias está duramente sancionado

Estado Alarma Coronavirus Certificado Trabajo Ambulancia

Los vehículos prioritarios en servicio de emergencias, como su nombre reza, tienen prioridad sobre el resto de usuarios de la vía y normas de circulación. Como es evidente, el tiempo es oro para una ambulancia con personas heridas, un camión de bomberos que acude a extinguir un incendio o un coche de policía llamado a intervenir en una emergencia. Es nuestra obligación cederles el paso y facilitarles su camino: puede haber vidas en juego. Si no lo haces, además de ser extremadamente incívico, te expondrás a sanciones económicas y a pérdida de puntos del carnet.

Como es lógico, es normal ponerse algo nervioso ante un vehículo en servicio de emergencia. Escuchamos su sirena, lo vemos acercarse por el retrovisor, y es nuestro deber apartarnos de su camino.

Lo dice el Reglamento General de Circulación en su Artículo 69:

Tan pronto perciban las señales especiales que anuncien la proximidad de un vehículo prioritario, los demás conductores adoptarán las medidas adecuadas, según las circunstancias del momento y lugar, para facilitarles el paso, apartándose normalmente a su derecha o deteniéndose si fuera preciso.

Si viene un vehículo en servicio de emergencia, apártate de su camino de forma ágil, pero sin brusquedad.

Según el Reglamento General de Vehículos, estamos obligados a facilitarles el paso. Hace unos días la propia DGT nos aclaraba cómo hacerlo en rotondas, una circunstancia en la que es más sencillo que nos bloqueemos, no sepamos cómo actuar, y terminemos interrumpiendo el servicio del vehículo prioritario de forma involuntaria. No facilitar el paso a un vehículo prioritario en servicio de emergencia es una infracción grave. Aunque lo hagamos de forma involuntaria, la sanción económica es de 200 euros y está acompañada de la pérdida de cuatro puntos de nuestro permiso de circulación.

Es una sanción elevada, pero en mi opinión, debería ser aún más dura. Solo debería ser más dura en caso de que de forma voluntaria no facilitemos el servicio de emergencia del vehículo prioritario. Si se demuestra una mala fe y un comportamiento incívico por nuestra parte, la sanción debería implicar la retirada del permiso de conducción. Sin embargo, en estos momentos, la reforma del Reglamento General de Circulación parece estar más orientada a sancionar con dureza a los detectores e inhibidores de radares.

No ceder el paso a una ambulancia, u obligarla a frenar bruscamente, puede desembocar en situaciones realmente peligrosas para pacientes en estado grave. Sé cívico.