Las tres reglas básicas para circular por rotondas que nos recuerda la DGT: ¿lo estás haciendo bien?

Daniel Valdivielso  |  @valdi92  | 

Las rotondas pueblan nuestras carreteras, especialmente en entornos urbanos, donde éstas infraestructuras se han convertido en la norma ya que mejoran, en teoría, la fluidez del tráfico cuando se trata de enlazar varias vías que confluyen en un mismo punto. Sin embargo, la realidad es que las rotondas son generalmente un punto "conflictivo" de circulación, de ahí que la DGT nos recuerde tres normas básicas para circular con seguridad por las rotondas.

Las intersecciones son uno de los puntos donde más tiempo puede llegar a perder un conductor, siendo además uno de los más peligrosos. Si las intersecciones están además regulados con semáforos el tiempo empleado para superarlas es todavía mayor, un tiempo que, en teoría, no se pierde con las rotondas que, que gracias a su diseño permiten circular de forma más ágil. La DGT nos recuerda, a través de su perfil de Twitter, tres reglas básicas para hacerlo con seguridad.

La preferencia, dentro

Cuando nos vayamos a incorporar a una rotonda, tenemos que tener claro -cristalino- que siempre tiene preferencia el vehículo que circula por su interior, independientemente de la clase y tipo de vehículo que sea. Las únicas excepciones las encontramos en el caso de vehículos prioritarios -ambulancias, bomberos, policía...- y cuando un pelotón de ciclistas se incorpora a una rotonda: en el momento en el que el primer ciclista esté dentro, se considera que el resto de ciclistas también tienen preferencia aunque aún estén incorporándose.

Intermitentes, obligatorios

Ya que, en teoría, una rotonda se puede considerar por norma general algo así como una "recta con forma curva", cuando vayamos a cambiar de carril y cuando vayamos a tomar la salida que nos interese, estamos obligados a señalizar nuestra maniobra con suficiente antelación, algo que debemos llevar a cabo utilizando los intermitentes.

El único caso en el que no tenemos la obligación de señalizar con los intermitentes nuestras intenciones es cuando estamos esperando para incorporarnos, ya que tenemos un Ceda el Paso y nos incorporamos todos en la misma dirección.

Circulación por el interior, salida por el exterior

No son pocos los "fitipaldis" que deciden "acortar" las rotondas atravesándolas y saliendo desde el interior directamente, una maniobra muy peligrosa que, "casualmente", suele ir acompañada de exceso de velocidad provocado por la prisa de aquellos que creen que por la rotonda sólo tienen preferencia ellos.

Nunca deberemos entrar, circular y salir únicamente por el carril interior, ni, por supuesto, acortar entrando por el exterior y saliendo desde el interior

La realidad es muy diferente: cuando entremos en una rotonda es aconsejable circular por el exterior siempre que vayamos a coger la salida inmediatamente siguiente a la entrada. En caso contrario, lo recomendable es circular por el interior y colocarse en el exterior una vez hayamos rebasado la salida inmediatamente anterior a la que pretendemos coger para abandonar la rotonda.

Más guías de normativa, DGT y rotondas

- El decálogo de las rotondas: 10 normas para conducir correctamente
- Cómo circular por rotondas: indicaciones de la DGT

Ver todos los comentarios 0