ESPACIOS
ENERGÍA Y SOSTENIBILIDAD
Cerrar CERRAR
Sostenibilidad

3 MIN

Esta es la primera capital europea que prohibiría los coches de combustión en 2030

La ciudad de Copenhague (Dinamarca) pretende prohibir el uso de coches con motor de combustión en la ciudad para 2030 y los principales partidos acordaron el viernes una resolución para iniciar esta transición. Antes de fin de año se iniciará un estudio de viabilidad centrado en la ampliación de las estaciones de recarga y el estudio de las ramificaciones de la prohibición. Frederiksberg, un enclave dentro de Copenhague, también podría verse afectado por la prohibición, aunque los detalles siguen sin estar claros.

Aún se encuentran en discusión los términos

El gobierno de Dinamarca debe dar luz verde antes de que pueda aplicarse el plan propuesto para poner fin al uso de vehículos con motor de combustión en Copenhague. Una mayoría política había acordado en 2021 que sería posible que los ayuntamientos introdujeran zonas de bajas emisiones para impedir la entrada de estos coches. A pesar de este consenso, la capacidad de Copenhague para prohibir los motores tradicionales en toda la zona sigue siendo incierta.

Además, Copenhague declaró en 2021 que adquiriría exclusivamente autobuses eléctricos y eliminaría gradualmente las unidades diésel. Sin embargo, los autobuses diésel existentes siguen en servicio hasta que lleguen al final de su periodo de servicio acordado.

Los planes de cambio en el transporte

En la actualidad, trece líneas de autobús de Copenhague son libres de emisiones. Y está previsto que esta cifra aumente a 22 líneas en diciembre de 2023, con el objetivo de llegar a 34 líneas, que cubran el 90% de los servicios, a finales de 2025.

Según el director gerente del grupo de interés del sector De Danske Bilimportører, Mads Rørvig, los vehículos eléctricos acabarán dominando el mercado, por lo que es comprensible que Copenhague exija vehículos de emisiones cero en un futuro próximo.

El uso exclusivo de vehículos eléctricos traerá grandes beneficios a la ciudad

Si en un futuro cercano Copenhague prioriza el uso exclusivo de vehículos eléctricos, esto contribuirá a reducir la huella de carbono de la ciudad y a mejorar la calidad del aire, pues los vehículos eléctricos no emiten contaminantes nocivos como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas finas, que se han relacionado con diversos problemas de salud, como enfermedades respiratorias, cardiopatías e incluso muerte prematura. Además, los vehículos eléctricos son mucho más silenciosos que los de motor de combustión, lo que reduce la contaminación acústica en la ciudad; un factor que puede tener un impacto significativo en la salud mental y física.

La transición a los vehículos eléctricos también ayudará a Dinamarca a cumplir sus objetivos climáticos, ya que el país pretende reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 70% para 2030. Dinamarca es líder en energías renovables y ha avanzado mucho en el abandono de los combustibles fósiles, por lo que el cambio a los vehículos eléctricos es un paso importante para alcanzar sus objetivos de sostenibilidad. En general, la transición a los vehículos eléctricos tendrá importantes beneficios ambientales y sanitarios para la ciudad y el país, y es un paso esencial en la lucha contra el cambio climático.

Más información: electrive.com

Cargando...