comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

5 MIN

¿Por qué las matrículas de los coches no tienen vocales?

Matricula Vocales Seat Arona

Es probable que en algún momento te hayas hecho la siguiente pregunta: ¿por qué las matrículas de los coches no tienen vocales? Y la respuesta rápida es la siguiente, para evitar que se formen palabras malsonantes, acrósticos y acrónimos. Pero veamos por qué la Dirección General de Tráfico decidió por esta combinación de números y letras, y no otra, y algunas curiosidades acerca de las matrículas en España. ¿Por qué tampoco hay Ñ o Q en las matrículas españolas?

¿Por qué las matrículas de los coches no tienen vocales?

Como os decíamos, la respuesta rápida es que las matrículas de los coches no tienen vocales para evitar que se formen palabras malsonantes. Incluso sin vocales, las matrículas habitualmente pueden generar acrónimos y combinaciones sonoras cuanto menos peculiares.

Recordemos que, desde el 18 de septiembre del año 2000, los coches matriculados en España emplean placas de matrícula con un identificador que combina ocho cuatro números, desde el 0000, al 9999, con 10.000 combinaciones posibles, y tres letras, comenzando por BBB, y terminando en ZZZ.

¿Qué otras combinaciones de matrícula están vetadas?

Infografía de la DGT para comunicar el formato de matrículas actual, inaugurado en el año 2000.

Desde que en el año 2000 se optara por este nuevo sistema de matriculación, se establecieron otros vetos a las letras utilizadas, y las combinaciones, para evitar incompatibilidades y confusiones.

- La Ñ y la Q están vetadas, y no pueden aparecer en las matrículas, por lo fácil que resultaría confundirlas con la N, la O y el número 0. - La CH y la LL también fueron vetadas, para evitar que se generaran matrículas con cuatro caracteres, siendo incompatibles con el diseño de placa escogido. No obstante, cuando entró en vigor la nueva matriculación la Asociación de Academias de la Lengua Española ya había excluido la CH y la LL del abecedario (ver Real Academia Española), por considerar que estos signos no son realmente letras, sino dígrafos, conjuntos de dos letras para representar un solo fonema.

Breve historia de las matrículas en España

Un SEAT 1430-1600 con el código de matrículas empleado hasta el año 2000.

La necesidad de identificar los coches con una matrícula surgió con el comienzo de la producción masiva de coches, a comienzos del siglo XX. Un 31 de octubre de 1900 se matriculaba el primer coche en España, un Clement registrado en Palma de Mallorca. Curiosamente, en ciudades como Madrid y Barcelona no se registró ningún vehículo hasta 1907, año en que las matriculaciones en España ascendieron a 2.369 coches (DGT). El código de matrículas, por aquel entonces, se basaba en las letras identificativas de la provincia y la numeración.

Las placas de matrícula modernas, con fondo blanco reflectante, comenzaron a emplearse el 7 de octubre de 1971. Por aquel entonces, se había tomado la decisión de establecer un nuevo código de matrículas, con tres grupos de letras y números: el código provincial, 4 cifras del 0000 al 9999 y una o dos letras, de la A a la ZZ. Aquel cambio en el formato de las placas de matrícula y en su codificación llegó propiciado por las limitaciones del primer código de matrículas, que no admitían más de un millón de matrículas por provincia. En 1971 ya se habían matriculado un total de 960.985 coches en Madrid y 918.387 en la provincia de Barcelona.

Para homogeneizar nuestro parque de automóviles con la Unión Europea, y sensibilizar a los ciudadanos a favor de la integración, la DGT estableció nuevos diseños y códigos de matrícula en el año 2000. Se eliminaron los distintivos provinciales y se incorporó la E de España, sobre la bandera de la Unión Europea. Se optó por el código de matrículas actual, basado en cuatro números, y dos letras. Y, así las cosas, un 18 de septiembre del año 2000 se matriculaba en Álava el primer coche bajo esta nueva matriculación, con la placa 0000-BBB. Curiosamente, este primer coche matriculado era realmente una rematriculación, de un antiguo Mercedes 230 SL de 1981 que inicialmente había sido registrado en León.

Los códigos de matrícula no son infinitos

Un Lamborghini 400 GT de los años sesenta, con el código de matrículas aplicado en España hasta 1971.

Al decidir un sistema para establecer un código de matrículas para coches no solo es importante evitar la formación de combinaciones malsonantes. El código de matrículas también tiene unas limitaciones.

Como os decíamos, el primer sistema de matrículas implantado en el año 1900 tenía una limitación de un millón de coches por provincia. El anterior sistema, el aplicado hasta el año 2000, registró más de 29 millones de vehículos.

La codificación actual tampoco es infinita y admite hasta 80 millones de vehículos registrados.