ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Esenciales

12 MIN

El efecto Dacia en los coches low cost, ¿son realmente interesantes?

La compra de productos y servicios low cost es algo que está totalmente normalizado en nuestro día a día, desde la típica compañía telefónica online, hasta los vuelos de la famosa Ryanair o ir a comer una hamburguesa al McDonald’s, y todos ellos podrían considerarse productos de calidad en tanto que satisfacen las necesidades de sus clientes. Esta tendencia por supuesto que también se da en automoción, siendo Dacia la marca que mejor ha sabido aprovecharla. Prueba de ello son los 33.880 Sanderos que vendió el pasado 2019, convirtiéndose en el segundo coche más vendido en nuestro país, detrás de todo un best seller como el Seat León de tercera generación, que se alzó con el primer puesto del ranking gracias a las 35.847 unidades.

El Dacia Sandero, con 33.880 unidades, fue el segundo coche más vendido el pasado año en España.

 

El auge del low cost

Efecto Dacia Coche Low Mcdonals Restaurante
El verdadero auge del low cost se remonta a la crisis económica del 2007, momento en el cual se vio frenada la tendencia consumista imperante en pos de adquirir el producto o servicio concreto con nada más que lo esencial, de forma que su coste fuese lo menor posible. Pero no solo la crisis favoreció este auge, a ello también ayudo el periodo de globalización que estamos viviendo, y gracias al mismo se permite fabricar en otros lugares con un menor coste de mano de obra y adquirir las materias primas allá donde sean más baratas. Por último, ha sido internet y las redes sociales quien les ha dado ese empujón definitivo actuando como un escaparate donde los clientes pueden exponer sus experiencias positivas sobre esos productos de bajo coste y los posibles interesados buscar información.

Dacia ha sabido ofrecer un producto a bajo precio cumpliendo en su justa medida las necesidades de sus clientes.

Sin embargo, no se tardó en evolucionar al low cost premium (¡vaya binomio más antagónico!) y al llamado smart shopping, que consiste en agregar ciertos atributos esenciales apreciados por el cliente a ese producto base y es precisamente ahí donde Dacia se ha convertido en toda una experta, siendo parte de ese éxito debido a que se trata casi de una marca nueva y no una ya existente, puesto que ese proceso de reconversión en una compañía de bajo coste es muy complicado y no todas lo logran superar. Ese proceso requiere un cambio por completo de filosofía, de eliminar lo superfluo tendiendo al desperdicio cero, y teniendo en mente que nuestro producto en ningún momento será el mejor del mercado, ni la experiencia de nuestro cliente será la más positiva que hay experimentado. Por ejemplo, marcas como Daewoo, Chevrolet, Tata o Mahindra no lo han conseguido aquí en España, al igual que varios modelos como el Seat Toledo de cuarta generación o el más reciente Ford Ka Plus. Otras, como Skoda, han terminado por ascender en ese escalafón social del motor reflejándose en sus hermanos de VW, al igual que Hyundai-Kia lo hacen en las generalistas del viejo continente.

 

El caso Dacia y cómo consiguen hacer coches tan baratos

Efecto Dacia Coche Low Cost Logan 2005
Los inicios de la Dacia actual se remontan a 1999, época en la que Carlos Ghosn planteaba el proyecto Program Entry como una gama de acceso de coches baratos, enfocados principalmente a una clase media emergente de Latinoamérica y Asia. Así, en 2004 Renault adquiere Dacia, la cual producía en Rumanía bajo licencia antiguos Renault, y lanzan al mercado el Dacia Logan que se empezaría a vender en Europa Occidental en junio del 2005 con una plataforma y motorizaciones ya en desuso por parte de Renault, pero más que amortizadas, y unos acabados propios de finales de los 80 o principios de los 90, y todo por tan solo que 6.000 €, un millón de las antiguas pesetas.

En países como España ese Logan cuajó muy bien en aquellas personas con un presupuesto más limitado y que no querían comprar un coche de segunda mano. A ello también ayudó intensas campañas publicitarias, como aquellos anuncios con eslóganes como “se abre, se cierra” o “largas, cortas”. Renault nos quería mostrar que podía ofrecer coches con un equipamiento básico a buen precio, y con todas las funcionalidades necesarias.

El secreto de Dacia radica en usar el I+D de Renault, su red de distribución y la producción deslocalizada.

Todo es ya historia, y lo cierto es que actualmente cualquier Dacia es un buen producto teniendo en cuenta sus pretensiones. Su secreto para llegar a ese precio radica en aprovechar todo el I+D y red de distribución de Renault, de forma que toda su gama utiliza la plataforma B0 del Clio III con todo el utillaje para su fabricación, los motores básicos actuales de Renault-Nissan (ya que debido a las normativas medioambientales los anteriores no la cumplirían) y la ya mencionada red de venta y distribución de Renault. Por otro lado, salvo los motores y cajas de cambio que provienen de Valladolid y Sevilla, los Dacia son fabricados en países como Rumanía, Marruecos o Argelia, donde la mano de obra y demás costes son menores.

A partir de esos pilares Dacia sigue reduciendo costes usando multitud de «truquitos», los cuales te cuenta con todo detalle mi compañero David Artés tomando el Duster como ejemplo en el vídeo adjunto, aunque te adelanto algunos de ellos: reducir la carga tecnológica al mínimo, no ofrecer faros de xenón ni LED, usar siempre que sea posible mecanismos manuales, como en la regulación de la altura de los faros, asientos o cierre de la tapa de la gasolina, usar piezas del banco de órganos de Renault… así como una cuidada arquitectura de su carrocería, con paneles fácil de estampar o plásticos en las zonas de transición.

Pero para entender mejor el modo de pensar de Dacia tenemos que fijarnos en las declaraciones que hizo Marc Suss, jefe del Renault Global Access Program, para Automotive News Europe en las que comentaba que normalmente para producir un coche se elabora un plan de producto que dice qué se necesita, los diseñadores dicen qué quieren y tras el paso por ingeniería se obtiene un precio. Sin embargo, en Dacia se reúnen todos los departamentos y se establece un precio objetivo, para a partir de ahí ver qué es lo mejor que se puede hacer. Otro punto clave es que, además de trabajar con grandes proveedores como Delphi o Valeo, también trabajan con pequeños proveedores locales, más ágiles y baratos, aunque los deben asesorar y formar en ciertos aspectos tecnológicos.

A pesar todo ello Dacia se enfrenta a un gran reto, el de la electrificación, el cual supondrá un incremento de costes muy considerable, y que debido al ritmo que avanza este paradigma es complicado que se amortice la inversión por completo solo a costa de Renault-Nissan. Con todo ello, tampoco debemos de olvidar el límite de 95 g/km de CO2 para el 2021 que seguramente supondrá un buen desembolso a Dacia en sanciones por incumplimiento, ya que actualmente está un 30 % por encima del mismo.

 

Otras alternativas low cost y el caso Galloper

Efecto Dacia Coche Low Cost Fiat Tipo Sedan
Sin embargo y por innovadora que pueda parecer la idea de Dacia en España vivimos un caso similar con Galloper. En el año 1997 Hyundai fabricaba bajo licencia los Montero para Corea del Sur, pero debido a una crisis económica que atravesaba el país en ese momento pidió permiso a los nipones para exportarlo, y así fue, solo que Mitsubishi les impuso como condición que lo hicieran bajo la marca Galloper y a través de red de concesionarios de la propia Mitsubishi. Este todo terreno se convirtió en un éxito absoluto aquí en España, un país con una intensa demanda de Monteros de segunda mano e importación, por lo que vino como “agua de mayo”, aunque parte de ese éxito también puede que se deba a la fresca e innovadora campaña publicitaria llevada a cabo.

Pero ya lo decíamos, ser capaces de ofrecer un producto de bajo coste y calidad es muy difícil, y es por ello que actualmente casi ningún fabricante llega a igualar la relación calidad/precio de Dacia, y para ello con solo dos ejemplos nos basta. Empezamos por el Sandero Essencial 1.0 de 75cv gasolina con un PVP desde 8.320 €, un urbano de 4,07 metros y 320 litros de maletero, el cual podría rivalizar con el Fiat Panda Easy 1.2 de 69 cv y 7.852 € o el Kia Picanto Concept 1.0 CVVT de 67 cv y 8.600 €, pero es que estos dos últimos miden 40 cm menos que el Sandero y un maletero entre 95 y 65 litros menor, básicamente son coches de un segmento inferior, y por tanto no comparables.

Si subimos de categoría, a la berlina de tres volúmenes en torno al 4,40 metros y un maletero superior a los 500 litros tenemos al Dacia Logan Confort dCi 95, Citroën C-Elysée Blue HDi 100 Feel y el Fiat Tipo Sedán Street 1.3 Multijet 95, tres berlinas muy similares en cuanto a tamaño, prestaciones y consumos, y con unos precios en promoción sujetos a financiación de 10.590 €, 12.990 € y 13.832 €, llevándose de nuevo Dacia el gato al agua. En cuanto al Duster, mejor no entrar en comparativas, ya que actualmente no hay ningún SUV capaz de ofrecer esa imagen que tan buena aceptación ha tenido entre el público ni su tamaño a un precio similar.

 

Por qué es interesante comprar un coche nuevo low cost

Efecto Dacia Coche Low Cost Sandero Interior
La compra de un coche de este tipo resulta muy interesante a quienes consideran el automóvil como un mero medio de transporte para cumplir su función de ir de A a B, al igual que la de un microondas es la de calentar la leche y la de una chaqueta evitar que pases frío. En primer lugar estamos comprando un coche nuevo, sin ningún desgaste, menor riesgo de sufrir averías y una mayor vida útil, además de contar con una garantía que en el caso de Dacia es de 3 años o 100.000 km.

Además, si nos olvidamos de las versiones básicas con precio gancho dispondremos de todo lo necesario, como un propulsor solvente en cuanto a prestaciones y rendimiento, control de crucero, radio con conectividad para nuestro smartphone (que aunque no sea el último grito, sí que podremos escuchar música o responder una llamada), climatizador o incluso cámara de marcha atrás. Siendo sinceros, ¿qué más necesitas? A eso le podemos añadir que son lo suficientemente seguros en caso de accidente, aunque si bien es cierto que los hay más seguros, están a la altura de cualquier coche de hace ocho o diez años. Por ejemplo, el nuevo Dacia Duster obtuvo tres estrellas de cinco en los test Euro NCAP, debiéndose principalmente la ausencia de esas dos estrellas a no disponer elementos tecnológicos como el asistente de frenado de emergencia, el aviso involuntario de cambio de carril o el capó activo.

Por el precio de un coche de segunda mano puedes acceder a uno nuevo con «más» de lo necesario para ir de A a B sin sacrificar fiabilidad ni seguridad.

Por último, añadir que por lo general nos encontramos ante coches más robustos, y por qué no, fiables, puesto que en la mayoría de los casos se han diseñado de manera global teniendo en mente países con climas más extremos, como Rusia o Marruecos, o lugares donde las carreteras no tienen la calidad de las españolas, razón que explica por qué estos coches low cost suelen tener un tarado de suspensión más bien blando. Así mismo, esta fiabilidad también será mayor en tanto que este tipo de vehículos carecen de elementos de última tecnología y recurren a sistemas mecánicos antes que manuales, como por ejemplo para la regulación de los asientos o de la mencionada altura de los faros.

 

Conclusiones

Si lo que quieres es practicar eso del smart shopping y comprar un coche nuevo por poco dinero la mejor opción es apostar por un Dacia, ya que sus rivales o son más pequeños, o son más caros. Con ello, te estarás llevando un vehículo con todo lo necesario, con un diseño agradable, con motorizaciones plenamente actuales y toda una vida útil por delante. Además, en ningún momento se tratan de coches obsoletos, inseguros o poco fiables. Eso sí, tendrás que pagar un peaje que se traduce en una menor carga tecnológica, dinamismo y refinamiento e imagen de marca, pero imagino que eso ya lo sabrás.

Finalmente, y aunque no hemos hablado de ello, el uso profesional de este tipo de coches resulta sumamente adecuado, bien sea como coche para un comercial, pequeña furgoneta para un fontanero o electricista, o un sedán espacioso para un taxista, ya que por menos dinero se puede obtener una herramienta de trabajo igual de válida, e incluso más robusta.

Más artículos sobre la compra de coche nuevo y Dacia:

– 5 razones por las que comprarte un Dacia es una gran idea
– 3 motivos para ilusionarnos, o no, con el primer coche eléctrico de Dacia
¿Tiene Dacia la receta para hacer un coche eléctrico por 10.000 euros? ¿Cuál es?
¿Cuánto debo gastar en comprar un coche nuevo?
¿Qué es más rentable, renting o comprar un coche en propiedad? Le ponemos números
– Stock a bajo precio: el chollo de comprar coche tras el confinamiento

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

José Luis Gómez

Cargando...