Guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Guia Comprar Coche Segundamano Bmw E46 Touring

Si estás leyendo este artículo es porque tienes claro, o al menos estás considerando seriamente, que vas a comprar un coche de segunda mano con más de diez años. A continuación vamos a repasar varios consejos que deberías tener en cuenta a la hora de adquirir ese coche, pero te adelanto que en estos consejos no voy a decirte qué modelo o tipo de coche comprar, es decir, no leerás la típica frase de cuñado “compra un Skoda Octavia TDI que son una roca” o “¿a quién se le ocurre comprar un Alfa Romeo con 15 años?”. Esto se debe a que considerar un coche con esos años es una gran idea en mi opinión, y te animo a ello. Bien puedes estar buscando tu primer coche (nuestro compañero Sergio Álvarez escribió un magnífico artículo sobre ello), o un vehículo polivalente de uso diario evitando ataduras con bancos, o ese “youngtimer” que te encanta como buen quemadillo de este mundo que eres y que no te podías permitir estrenarlo hace diez, quince o veinte años. He de confesar que soy de estos últimos.
 

1. Carrocería

Guia Comprar Coche Segundamano Carroceria Oxidada
La carrocería es unos de los elementos más olvidados a la hora de inspeccionar un coche antes de comprarlo, y siempre caemos en el tópico “lo importante es que esté bien de motor”. En cuanto a qué tener en cuenta podemos distinguir a grandes rasgos dos consideraciones. Por un lado, revisar que no presente grandes y/o demasiados desperfectos, como golpes, bollos o zonas deterioradas por una prolonga exposición al sol. Recuerda que pintar un coche completamente con cierta calidad puede suponer de media entre unos 1200 – 1500 €, mucho más que cambiar un motor.

Por otro lado, y más importante si cabe, comprueba que no haya rastros de óxido ni corrosión en la carrocería ni en el chasis. Es cierto que en los vehículos más actuales es muy raro encontrarse con este problema más común del mundo de los clásicos, pero nunca está de más. Lugares propensos a la aparición de corrosión pueden ser la parte inferior de las puertas, taloneras, esquinas pronunciadas como en aletas junto a los faros o en el suelo, sobretodo en la parte delantera donde irían ubicados los pies de los pasajeros. Estos problemas de corrosión son mucho más complicados de reparar, llegando incluso a que dicha reparación no sea económicamente viable, o incluso técnicamente.

Una reparación de carrocería puede llegar a costar igual o más que que una de motor. ¿Sigue siendo el motor lo más importante?

 

2. Motor

Con motor no solo nos referimos al motor propiamente dicho, sino también a todos los elementos auxiliares que ponemos encontrar en el vano motor, como inyectores, turbo, válvula EGR… En primer lugar es muy recomendable comprobar el funcionamiento del motor frío, si mantiene el ralentí correctamente, si emite un denso humo blanco o azulado con cierto olor a aceite quemado. Para ello, cuando voy a ver un coche intento en la medida de lo posible no concretar una hora si el vendedor es profesional, o ir directamente a casa si es particular, para evitar así que el motor esté caliente. Durante la prueba en carretera, no olvides comprobar que el motor se entrega la potencia de forma gradual y sin “lagunas extrañas” a lo largo de su régimen de trabajo.
 

3. Caja de cambios

Cualquier avería en una caja de cambio supone acudir a un taller especializado, ya que en los llamados talleres de barrio o confianza no suelen realizar este tipo de reparaciones, y especializado es sinónimo de gran desembolso, que no quiere decir caro. Así, en el caso de cambios manuales comprueba que todas las marchas entran con suavidad, de forma correcta y con precisión; además que se haya realizados los respectivos cambios del aceite de la caja de cambios, conocido popularmente como valvulina. Un fluido hidráulico como el aceite no es para toda la vida, siempre pierde sus propiedades y se degrada como consecuencia de uso, diga lo que diga el fabricante de la caja, que no es el mismo que fabrica el aceite.

Respecto a las cajas de cambio automáticas la cosa se complica algo más, pero a grandes rasgos es aconsejable chequear que la caja sube y baja relaciones correctamente en todos sus modos de funcionamiento, que todas sus posiciones funcionan correctamente y que se ha sustituido periódicamente el aceite o ATF de la caja de cambio. Mención especiar merecen las cajas de tipo CVT (variador continuo de par) como la Multitronic de Audi que equipan una cadena, la cual puede destensarse o adquirir cierta holgura, lo cual se traduce en un sonido e imprecisión del cambio.

Tanto en cajas de cambios manuales como automáticas es necesario sustituir el aceite. Ningún aceite es de por vida.

 

4. Sistema de suspensión

Guia Comprar Coche Segundamano Sistema Suspension
El sistema de suspensión es uno de los grandes olvidados en coches que ya cuentan con varios años a sus espaldas. A la gran mayoría de ellos su propietario no le ha realizado el cambio de un elemento tan importante como son los amortiguadores, y que se encargan de mantener el contacto entre el neumático y la carretera en todo momento. Esto se debe a que dicho propietario se ha acostumbrado paulatinamente al desgaste de los amortiguadores y no percibe su pérdida de eficacia, recomendándose su sustitución cada 60.000 kilómetros. Pero además de los amortiguadores también es necesario comprobar el correcto estado y funcionamiento de otros elementos del sistema de suspensión como son los silentblocks de los diferentes brazos de suspensión y de las barras estabilizadores, bieletas o copelas. De nuevo, nuestro compañero Sergio Álvarez escribió un artículo titulado “5 síntomas de que la suspensión de tu coche está en mal estado” donde puedes encontrar más información sobre ello.

Así, a modo de pinceladas generales y sin entrar en detalle, es necesario comprobar que el coche no rebote en exceso ni esté desnivelado, además de que no haga extraños en curvas o fuertes apoyos, ni presente ruidos o golpes al pasar por baches.
 

5. Mantenimiento

En este punto lo fundamental es comprobar que el anterior propietario le ha realizado el mantenimiento pertinente, y no obsesionarse con que el coche esté al día de todo y no se vislumbre ningún elemento por sustituir: son coches entrados en años y es normal que más pronto que tarde le toque un cambio de neumáticos o de discos de frenos. Pero “una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa”, con lo que quiero decir que, aunque no hay que obsesionarse, también es necesario que te percates que dicho mantenimiento pertinente se ha realizado, bien por medio de facturas o de forma visual comprobando el estado de elementos como las pastillas, discos de freno o filtro del aire si está accesible: si el coche presenta demasiados elementos por cambiar, además de suponer un desembolso considerable, es síntoma de que el anterior propietario es un poco descuidado con su coche.
 

6. Inspección visual

Nunca está de más inspeccionar el motor, bajos del coche y cerciorarse de pérdidas de aceite u otros fluidos. Para ello puedes ayudarte con una linterna (la del móvil sirve), y si el coche cuenta con cubrecárter fíjate que no haya acumulación de aceite en él, ya que esto delataría una posible pérdida.

Así mismo, revisa el interior del vehículo para observar que el desgaste del tapizado, volante, pedales y mandos sea acorde con el kilometraje. Otros puntos a revisar son el estado del techo (si está descolgado o presenta indicios de ellos con zonas como los parasoles o plafones de iluminación interior), gomas de las puertas y estanqueidad, así como el correcto funcionamiento de los cinturones de seguridad.
 

7. Otros elementos

En cuanto a la lista de elementos del vehículo no olvides revisar que los grupos ópticos funcionan correctamente, y en especial si equipa faros de xenón, así como los diferentes elementos de confort: elevalunas eléctricos, cierre centralizado, espejos retrovisores, calefacción y aire acondicionado. Otro truco, aprendido por la experiencia, es pedirle al acompañante que baje y circular a unos 30 ó 40 km/h para cerciorarse que el sensor de ocupación del asiento del copiloto funciona correctamente. Añadir que algunas de estas reparaciones tienen un coste relativamente económico, pero que en cambio te ayudarán a negociar el precio de compra.
 

8. Documentación

Guia Comprar Coche Segundamano Ficha Tecnica
Por último, y no menos importante, es comprobar que el vehículo se encuentra a la orden del día de todas sus obligaciones administrativas y fiscales. Una de las formas más fácil, cómoda y fiable, es pedir un informe completo del vehículo a la DGT donde podrás verificar la existencia de embargos, precintos, procedimientos concursales así como el historial de ITV, kilometraje o número de titulares anteriores. Este informe se pude obtener telemáticamente con el DNI electrónico y para solicitarlo tan solo necesitarás la matrícula o número de bastidor del vehículo en cuestión y abonar las tasas correspondientes (unos 8,50 €).

Otro documento importante, y muy revelador, es la propia ficha técnica del coche. En ella puedes consultar datos como el historial de kilometrajes acorde a las diferentes ITV, la fecha de la primera matriculación, si esa mediada de neumáticos o esa modificación tan llamativa está homologada y legalizada o si el vehículo ha prestado, por ejemplo, servicio de taxi o autoescuela: en la esquina superior izquierda de la ficha técnica aparece un campo llamado “clasificación del vehículo”. Si en ese campo aparece el código 1040 o 1005 tachado ha prestado servicio de taxi o autoescuela, respectivamente. El código 1000 corresponde a la clasificación de turismo. Otro apunte a tener en cuenta es que si el número del chasis del vehículo termina en “R” significa que le ha cambiado el chasis o parte del mismo, debido seguramente a un golpe de gran importancia o por corrosión.

Más artículos que te pueden ayudar a comprar un coche de segunda mano con éxito:

- Si te acabas de sacar el carnet de conducir, no te pierdas esta guía con diez consejos para comprar tu primer coche.
- En este artículo encontrarás cinco formas de saber si los kilómetros que marca son reales.
- Y si estás pensado en adquirir un diésel, aquí tienen una práctica guía con preguntas y respuestas sobre vehículos diésel de segunda mano.

Ver todos los comentarios 1