CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Economía

4 MIN

A partir del 1 de enero es posible que no puedas evitar una nueva subida en el precio de la gasolina y el diésel

Elena Sanz Bartolomé | 23 Nov 2022
Gasolinera  01
Gasolinera  01

Falta, aproximadamente, un mes y medio para decir adiós a 2022 y dar la bienvenida a un nuevo año… que podría arrancar con malas noticias para los conductores. Puede que la mayoría de ellos no puedan hacer nada para evitar una nueva subida en el precio del combustible, que se haría efectiva el 1 de enero de 2023. Y es que el descuento de 20 céntimos aplicable a todos los combustibles tiene fecha de caducidad: el 31 de diciembre. ¿Qué pasará con esta medida?

La bonificación de 20 céntimos fue uno de los movimientos que el Gobierno llevó a cabo para minimizar el impacto de la Guerra de Ucrania en el bolsillo de los conductores. Entró en vigor con la aprobación del Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo y el verano pasado fue prorrogado hasta el 31 de diciembre de 2022. Un descuento que se aplica a todos los combustibles y del que se beneficia toda la población sin ninguna discriminación. Algo que puede cambiar pronto.

La evolución de los precios

Hace unos días, en RNE, Teresa Ribera (Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) explicaba que el Gobierno ya está trabajando para decidir qué medidas de las adoptadas continuarán “durante todo el año 2023” y también “cuáles deben ser matizadas y cuáles deben ser reforzadas”.

Por su parte, María Jesús Montero (Ministra de Hacienda) no ha querido pronunciarse sobre el tema después de reiterar que, para diseñar las políticas que seguirán, cambiarán o llegarán en 2023, siguen estudiando la evolución de los precios: “Según nos aproximemos al final veremos cómo se comportan los mercados de la energía, el gas, el petróleo… y cuando tengamos esos datos podremos anunciar qué medidas vamos a prorrogar”.

Un descuento para los que más lo necesitan

Con sus palabras, Teresa Ribera confirmaba que están valorando “hasta dónde y cómo” seguirán apostando por el descuento de 20 céntimos sobre el combustible. La vicepresidenta tercera dio las primeras pistas sobre el camino que podría tomar esta bonificación a partir de 1 de enero si deciden prorrogarla una vez más. En este caso, ese descuento de 20 céntimos podría dejar de ser general para aplicarse, sólo, a los que más lo necesitan.

Ahí estarían incluidas las familias con las rentas más justas y los sectores que trabajan en el transporte: “La subvención fue una decisión de emergencia de este verano, con precios muy elevados de los combustibles, en los que la reacción rápida requería que fuera una medida generalizada y de aplicación sencilla. Cada vez es más importante concentrar el esfuerzo en quien más lo necesita, ya sea por razones profesionales o por nivel de rentas de las familias”.

En este sentido, la Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico explicaba que los abonos gratuitos de transporte sí son una medida “más inclusiva. Antes del verano era imposible ser preciso y discriminar entre familias, pero en estos momentos hemos ido aprendiendo cómo concentrar el esfuerzo fiscal y presupuestario en aquellos ámbitos en los que es más eficaz y justo”.

La dificultad de segmentar

¿Y por qué no segmentar a la población? En el caso del descuento sobre el combustible es complicado llevar a cabo un cribado por rentas debido a su dificultad técnica. No sólo habría que establecer unos requisitos para los beneficiarios, también habría que dar con la manera de hacer efectiva la recepción de esa ayuda: con un descuento, con cheques, a través del IRPF… Así lo explicaba Nadia Calviño, Ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital: “No podemos pedir a las gasolineras que soliciten a sus clientes la Declaración de la Renta, los ingresos o que discriminen por tipo de coche más allá de las grandes categorías”.