Alemania ya sabe cómo eliminará a los diésel más contaminantes, ¿es esa la receta que necesita España?

 |  @davidvillarreal  | 

Los diésel son un problema, pero no todos. ¿Eliminarlos, por completo, es la solución? Alemania prepara un plan para eliminar a los diésel más contaminantes. Lejos del ruido que se ha generado durante los últimos años, el verdadero problema de contaminación que podría atribuírsele a los diésel, no se halla en los más modernos, que por la evolución de los sistemas anticontaminación no son más contaminantes que sus homólogos de gasolina. De manera que restringir la venta de coches nuevos con motores diésel parece no ser la solución más adecuada para atajar el problema, mientras por nuestras carreteras sigan circulando diésel antiguos. Alemania ya sabe cómo eliminará a los diésel más contaminantes, con un plan que implica apoyar la renovación del parque de coches en circulación, ¿pero es esa la receta que necesita España?

El plan alemán para eliminar a los diésel más contaminantes

En las próximas horas podría llegarse a un acuerdo, entre el Gobierno alemán, y los fabricantes de coches, que culmine con un plan de renovación de coches o, en otras palabras, con incentivos para el comprador que faciliten el achatarramiento de su diésel antiguo, adquiriendo un coche nuevo, ya sea diésel o gasolina. El Gobierno ya ha hecho visible su intención de que esta renovación implique la contribución de todas las partes, lo cual requerirá fondos públicos, y el apoyo de la marca, y que su coste no lo sufrague únicamente el cliente.

Esta medida, que se llevará a cabo desde estamentos gubernamentales, será de vital importancia en el ámbito local. En muchas ciudades habrá restricciones y prohibiciones a los diésel más antiguos y un plan que apoye que los conductores sustituyan su diésel antiguo, por un coche moderno, solo puede llevarse a cabo desde el ámbito nacional. Por otro lado, esta medida también ayudaría a frenar otras que, de nuevo desde el ámbito local, pretenden establecer prohibiciones mucho más drásticas, e incluso restringir el tráfico a cualquier diésel (también a los más modernos).

El Gobierno alemán pretende llegar a un acuerdo con los fabricantes para lanzar un plan que ayude a la renovación del parque automovilístico, a sustituir los diésel más antiguos y contaminantes, por coches modernos

El Gobierno alemán quiere lanzar un plan que ayude a retirar buena parte de los millones de diésel antiguos, homologados bajo normativas de emisiones anteriores a la Euro V, que son los más contaminantes, y los que más sufrirán las restricciones y prohibiciones en las grandes ciudades del país.

Planes Prever y PIVE para eliminar a los diésel antiguos

Cualquier medida que se centre en los más contaminantes, y no englobe a todos los diésel, independientemente de la tecnología que utilicen, siempre ha de ser bienvenida. Para el Gobierno alemán hay mucho en juego, a tenor de la importancia que tiene la industria del automóvil en el país.

La solución que se aplicará será la de ofrecer descuentos y subvenciones a los propietarios de los diésel más antiguos, y por ende contaminantes, para facilitar que adquieran un coche nuevo. A la espera de un acuerdo, todo apunta a que la mayor parte del descuento lo cubrirá el fabricante, aunque también habrá una subvención procedente de fondos públicos. La receta no es nueva, ni desconocida en España. Durante años se reservaron fondos públicos para sufragar planes como el Prever y, más recientemente, el plan PIVE.

Sin ser la solución definitiva, un buen plan de incentivos para renovar coches puede ser una gran ayuda para que muchos conductores sustituyan su viejo vehículo diésel, por uno moderno. En el pasado lo fue. El debate de siempre estará en la idoneidad de dedicar fondos públicos en beneficio de una industria determinada, en este caso la del automóvil. El peso de la industria en la economía del país podría ser un argumento lo suficientemente potente como para defender la medida. Que el plan sea efectivo para retirar miles de coches contaminantes de la circulación ayudaría también a resolver un problema que nos afecta a todos, y en el que no deberíamos mirar a otro lado.

Ver todos los comentarios 3
  • lagartijapija

    Con que el Gobierno español rebajara un 30% los coches, solucionaría el problema

  • Miguel Blaya

    Aquí nos dicen que subir el diesel de precio es la solución para disuadirnos de usar coches de gasoil cuando lo único que hacen es sangrarnos un poco más, allí al menos las medidas van enfocadas a la solución real que es retirar los coches más contaminantes de circulación. Me parece bien.

  • Zurdini

    La diferencia de mentalidad entre la alemana y la española. Aquí la política es sangrar a los ciudadanos sin conseguir la solución (cambiar el coche contaminante). Allí ayudan a los ciudadanos y atajan el problema de la contaminación al mismo tiempo.