¿Te interesa un coche de renting? Lo analizamos en vídeo con el caso práctico del Volkswagen Golf

 |  @HerraizM  | 

En los últimos meses te hemos insistido en numerosas ocasiones con una idea, el renting ya no es algo ajeno a clientes partículares, ya no es algo reservado para clientes profesionales y las marcas lo promueven cada vez más y ante la multitud de preguntas que nos hacéis cada semana sobre si es interesante o no un coche de renting hemos preparado un vídeo para contarte todos los detalles sobre el renting incluyendo un caso práctico con el Volkswagen Golf.

¿Me interesa un coche de renting? Te lo contamos en vídeo

El cambio en los hábitos de consumo, la incertidumbre actual sobre el futuro del diésel o las restricciones a la conducción, el aumento de la popularidad de los coches eléctricos y de su presencia en el mercado, la mayor movilidad laboral y de residencia… Han propiciado que el renting cobre mucho sentido entre particulares algo a lo que además se ha sumado el interés de las marcas por llegar a un público mayor y no profesional con este tipo de fórmulas, creando servicios de renting específicos para clientes particulares y dándoles además un mayor peso en sus campañas de publicidad.

¿Sus ventajas? Los gastos derivados de tener un coche se convertirán en una cifra fija al mes y sólo te tendrás que preocupar de llenar el depósito de gasolina, cualquier avería estará asumida por la marca, además en muchos casos no tendrás que abonar una entrada por lo que la barrera de acceso a un coche se simplifica pero evidentemente también tiene ciertas desventajas respecto a la fórmula de compra tradicional…

Evidentemente el coche de renting no será tuyo y cuando finalice el contrato volverá a la marca que te lo arrendó y hay gente que le gusta el hecho de tener un coche en propiedad. Además debemos tener presente la limitación de kilómetros, la penalización por cancelación de contrato…

Un caso práctico, el renting Volkswagen Golf

El Volkswagen Golf es un coche bastante representativo de uno de los segmentos de mayor volumen y además Volkswagen ha hecho especial hincapié en los últimos meses con rentings para particulares y no se nos ocurre un mejor caso para ver hasta que punto es interesante o no un renting.

Volkswagen anuncia actualmente el Volkswagen Golf en un renting que pasa por una cuota mensual anunciada de 275 euros aunque esta cuota no está incluyendo el IVA por lo que realmente hablamos de 332 euros al mes, una cuota que tendremos que pagar durante 4 años y que nos deja con un desembolso final, tras los 48 meses de contrato, de cerca de 16.000 euros, 15.936 euros para ser más exactos.

El Golf ofertado con esta fórmula es un Golf con el motor 1.0 TSI de 115 CV, con un equipamiento correcto en el que destacan los sensores de aparcamiento, el climatizador bizona, el sistema multimedia con pantalla táctil, los sensores de luz y lluvia… Un coche muy equilibrado que si lo compráramos tendría un precio de 22.100 euros, teniendo presente además que en estas cuotas de renting se incluye el mantenimiento y el seguro.

No te pierdas nuestra sección de coches de renting

En “¿Qué coche me compro?” tenemos una sección de coches renting donde puedes conocer las mejores ofertas de renting del mercado, de todos los segmentos, por si finalmente te decides a dar el salto a esta fórmula. Además si buscas un coche como el Volkswagen Golf no te pierdas nuestra guía de compa de coches compactos.

Lee a continuación: La crisis del diésel da alas al renting, ¿pero es una alternativa para todos los públicos?

Ver todos los comentarios 2
  • Igar73

    Buen video, pero me gustaría contribuir con algunos matices.

    En primer lugar aunque evidente, es importante recordar que la compra de un coche implica la suma de dos gastos: el coste de adquisición y el coste por el uso.

    Por regla general, las personas tienden a considerar solo el primero gasto y no valoran el segundo,
    pero para valorar la opción de renting, es indispensable considerarlos.
    (y más de uno se llevará una sorpresa si hace el ejercicio de considerar este coste)

    – Coste por uso: no lo habéis incluido en el caso de la compra
    Para este caso concreto del Golf hay que incluir: Seguro a todo riesgo sin franquicia, mantenimiento, tasas anuales y asignar un fondo para revisiones, averías e imprevistos a partir del
    fin de la garantía.
    El coste por uso es para toda la vida del vehiculo y a medida que envejece, aumenta la partida asignada a mantenimiento averías y revisiones.
    (podemos cambiar el seguro por un terceros o un todo riesgo sin franquicia, pero en ese caso la
    comparativa con el renting deja de ser válida)
    En el mismo periodo, y considerando que no necesitemos un coche de sustitución, hablamos de unos 2.500€/3.000€ incluyendo cambio de ruedas (que este ejemplo de renting del golf no incluye con lo que tb tendriamos que incluir ese gasto en la cuota del rentig)

    – Penalización: todos los contratos de renting incluyen un kilometraje de franquicia sin penalización (normalmente 5.000 kms)
    Pero, el coste de la penalización no es ni mucho menos prohibitivo.
    El kilometraje adicional ronda habitualmente los 0.05/6€ km con lo que, considerando que la media nacional está por debajo de los 15.000 kms/año, si superamos en 20.000 kms el kilometraje contratado, habría que abonar 750€ (lo que supone tan solo 16€/mes).
    De este importe, habría que deducir, como en cualquier contrato de arrendamiento, lo abonado en
    concepto de fianza al inicio del contrato (que varía según marcas y empresas arrendadoras), con lo que el importe a pagar por este exceso puede quedarse en algo meramente testimonial.

    Por cierto, del mismo modo que hay penalización por exceso, también existen bonificaciones por defecto

    – De verdad cambiamos de coche cada cuatro años?
    Tenemos un parque móvil de más de 23 millones de turismos con una antigüedad media por encima de los 12 años.
    De estos 23 millones tan solo el 20% tienen menos de 4 años el 60% tienen más de 10 años.
    Así que lo habitual y coherente con nuestro mercado (que no lo recomendable) es que el coche nos dure 10 años o más, pero en este caso la comparativa con el renting tampoco sería valida ya que en el mismo periodo de tiempo estaríamos comparando mínimo 3 coches nuevos frente a otro con 10 años.

    – Personalización
    Esto no es un problema. «Tunear» un coche nuevo no es lo habitual.
    De todas formas si se puede hacer modificaciones, siempre y cuando estas estén homologadas y previo permiso de la empresa arrendadora.
    Por lo que respecta a las pegatinas, puedes poner todas las que quieras, pero si vinilas el coche o te pasas de «fashion», el coste de eliminarlas irá sobre la franquicia y si el importe de esta no llega a cubrirlo tendrás que abonar la diferencia (sería raro)

    – Otro punto MUY interesante es que puede conducir cualquier conductor por muy novel que sea.
    Este es un aspecto bastante desconocido pero, salvo alguna excepción, la práctica totalidad de las ofertas de renting actuales no restringen al conductor por antigüedad del permiso.
    Sobra decir la ventaja que ello supone simplemente considerando el coste del seguro.

  • Igar73

    Buen video, pero me gustaría contribuir con algunas apreciaciones.

    En primer lugar aunque evidente, es importante recordar que la compra de un coche implica la suma de dos gastos: el coste de adquisición y el coste por el uso.

    Por regla general, las personas tienden a considerar solo el primero gasto y no valoran el segundo, pero para valorar la opción de renting, es indispensable considerarlos.
    (y más de uno se llevará una sorpresa si hace el ejercicio de considerar este coste)

    – Coste por uso: no lo habéis incluido en el caso de la compra
    Para este caso concreto del Golf hay que incluir: Seguro a todo riesgo sin franquicia, mantenimiento, tasas anuales y asignar un fondo para revisiones, averías e imprevistos a partir del fin de la garantía.
    El coste por uso es para toda la vida del vehiculo y a medida que envejece, aumenta la partida asignada a mantenimiento averías y revisiones.
    (podemos cambiar el seguro por un terceros o un todo riesgo sin franquicia, pero en ese caso la comparativa con el renting deja de ser válida)

    En el mismo periodo, y considerando que no necesitemos un coche de sustitución, hablamos de unos 2.500€/3.000€ incluyendo cambio de ruedas (que este ejemplo de renting del golf no incluye)

    – Penalización: todos los contratos de renting incluyen un kilometraje de franquicia sin penalización (normalmente 5.000 kms)
    Pero, superado este kilometraje franquicia, el coste de la penalización no es ni mucho menos prohibitivo.
    El kilometraje adicional ronda normalmente los 0.05/6€ km con lo que, considerando que la media nacional está por debajo de los 15.000 kms/año, si superamos en 20.000 kms el kilometraje contratado, habría que abonar 750€ (lo que supone tan solo 16€/mes).
    De este importe, habría que deducir, como en cualquier contrato de arrendamiento, lo abonado en concepto de fianza al inicio del contrato (que varía según marcas y empresas arrendadoras), con lo que el importe a pagar por este exceso puede quedarse en algo meramente testimonial.

    Por cierto, del mismo modo que hay penalización por exceso, también existen bonificaciones por defecto (a menor importe eso sí.)

    – De verdad cambiamos de coche cada cuatro años?
    Tenemos un parque móvil de más de 23 millones de turismos con una antigüedad media por encima de los 12 años.
    De estos 23 millones tan solo el 20% tienen menos de 4 años el 60% tienen más de 10 años.

    Así que lo habitual y coherente con nuestro mercado (que no lo recomendable) es que el coche nos dure 10 años o más, pero en este caso la comparativa con el renting tampoco sería valida ya que en el mismo periodo de tiempo estaríamos comparando mínimo 3 coches nuevos frente a otro con 10 años.

    – Personalización
    Esto no es un problema. «Tunear» un coche nuevo no es lo habitual.
    De todas formas si se puede hacer modificaciones, siempre y cuando estas estén homologadas y previo permiso de la empresa arrendadora.
    Por lo que respecta a las pegatinas, puedes poner todas las que quieras, pero si vinilas el coche o te pasas de «fashion», el coste de eliminarlas irá sobre la franquicia y si el importe de esta no llega a
    cubrirlo tendrás que abonar la diferencia (sería raro)

    – Puede conducir cualquier conductor por muy novel que sea.
    Este es un punto bastante desconocido pero, salvo alguna excepción, la práctica totalidad de las ofertas de renting actuales no restringen al conductor por antigüedad del permiso.
    Sobra decir la ventaja que ello supone simplemente considerando el coste del seguro.