Comprar un SUV 4×2 o 4×4: ¿merece la pena? ¿qué otras alternativas existen? (+Video)

 |  @ClaveroD  | 

Si estás pensando en comprar un SUV urbano o un SUV Compacto, es más que probable que una de tus muchas dudas haya sido escoger entre comprar un 4×2 o dar el salto hacia el 4×4. Hablamos de una de las polémicas que siempre rodean a estos coches, pues aunque rara vez abandonan el asfalto, no es menos cierto que la tracción total es algo más que un aliado para el barro. Por ello hoy debatimos en vídeo sobre las ventajas e inconvenientes de hacerte con un SUV con tracción 4×4.

¿Merece la pena pagar más por llevarte un SUV 4×4 en lugar de un 4×2?

El mercado de los crossover y SUV no para de crecer con nuevos modelos y actualizaciones, motivo que ha provocado que cada vez sean más los fabricantes que apuesten por planteamientos más interesantes y amplios, apostando en muchas ocasiones por ofrecer tracción 4×4 para mejorar las habilidad de sus coches. Sí, el grueso de los compradores de un SUV jamás circularán fuera de asfalto, pero no por ello hay que descartar del todo la opción de comprar un SUV 4×4 o valorar sus posibles alternativas

Por qué escoger un SUV con tracción 4×4

Lo primero que debemos tener en cuenta es que las ventajas de un sistema de tracción total están y pueden ser cruciales en el escenario adecuado. Aunque al hablar de SUV en la mayoría de los casos estamos tratando sistemas de tracción 4×4 inteligente, es decir que en condiciones normales funcionan como un 4×2, es importante señalar que estos sistemas reconocen las pérdidas de agarre en el tren delantero lo suficientemente rápido como para conectar el eje trasero y así recuperar el control. Además estos sistemas añaden en sus últimas evoluciones controles electrónicos que permiten forzar modos de trabajo específicos para superficies complejas, lo que no solo les permite salvar situaciones difíciles en carretera, sino enfrentarse con mayor éxito a terrenos complejos con gran presencia de barro, arena, nieve o hielo.

Por qué no escoger un SUV con tracción 4×4

Pero la tracción total no lo es todo, especialmente si tenemos claro cuáles son nuestras verdaderas necesidades. Aunque el argumento del “por si acaso” vende, lo cierto es que no podemos olvidarnos de que el hecho de que pasar de un 4×2 a un 4×4 supone un sobrecoste que ronda los 2.000 o 3.000 euros, y que además añade un aumento de consumo que puede rondar el litro a los 100 kilómetros. Es por ello que debemos analizar en detalle nuestras necesidades para valorar otras posibilidades, fijándonos especialmente en la importancia de los neumáticos cuyo compuesto y diseño es crucial para superar terrenos difíciles o climatología adversa. Cada vez es más común ver en el mercado una gran presencia de neumáticos M+S, mixtos o específicos para nieve/hielo, neumáticos que asociados a una tracción 4×2 ofrecen suficientes garantías para sobrevivir en zonas de climatología adversa o accesos no asfaltados.

Y junto a las posibilidades de los neumáticos debemos destacar la creciente oferta de sistemas de control electrónico para los 4×2. Dado el sobrecoste y aumento de complejidad de la tracción 4×4, los fabricantes de coches están explotando las posibilidades de los controles electrónicos y los asistentes a la conducción. Hablamos de sistemas que establecen modos de conducción específicos a través de parámetros de funcionamiento muy concretos, actuando sobre los frenos para emular el trabajo de un diferencial, pero cumpliendo de forma notable cuando la superficie no es demasiado difícil. Dadas las limitaciones que ofrece la electrónica en comparación con la tracción total convencional, estos sistemas llegan al mercado junto a neumáticos M+S en el grueso de los casos, consiguiendo así ser una interesante alternativa para el grueso de los que se plantean dar el salto de un 4×2 a un 4×4.

Lee a continuación: El Volkswagen T-Cross GTI es la idea, un tanto loca, de un coche que podría seguir los pasos del Cupra Arona

Ver todos los comentarios 4
  • Alejandro Zuleta

    Aqui en Colombia la moda de las SUV esta en furor, tengo una Duster aqui es Renault, allá es Dacia, motor F4R con tracción 4×4 y pues les digo casi todo el tiempo la uso en 2wd pero cuando voy al campo he tenido que utilizar la 4wd y es un tractor, muy buen comportamiento y fue comprada justamente por el uso cada fin de semana al campo donde mi Logan no pasaba facil.

  • Juan

    Efectivamente por el sobrecoste de 2000 3000 euros que supone al comprarlo y el mayor consumo, un amigo decía que sale más a cuenta e igual de efectivo comprar un juego de neumáticos de tacos para las 2 veces que los vas a usar al año y encima será más efectivo que un 4×4 con llantas de 17 y neumáticos de asfalto que montan la mayoría de suv.

    • f2004

      Si el problema es reventa porque si alguien tuviese que comprar de segunda mano evitaría tu coche y buscaría un 4×4. Yo lo haría en caso de buscar un SUV.

  • Zurdini

    El tener 4×4 o neumáticos de nieve o cadenas no sirve para que te dejen pasar por carreteras cortadas por nieve. Si los coches de delante no llevan eso se quedan atascados y no puedes pasar. Y la otra, como me ha pasado, los policías no dejan pasar a nadie, da igual lo que lleves y se lo expliques, no te dejan pasar. El 98% de la policía no sabe que con neumáticos de nieve se puede circular incluso mejor que con cadenas por la nieve. Yo tengo un citroën Xantia y todos los años salgo por pistas y voy “rápido”. Una vez adelanté a un scénic campero y al llegar al siguiente punto (visitaba faros por Galicia) le pregunté al conductor por qué iba tan lento con ese coche (no pasaba de 30) y me dijo ¡que le daba pena rallarlo! :D