CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

5 MIN

Si no te queda mas remedio que estirar tu viejo coche, estos consejos te ayudarán

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 18 Dic 2022
saab-nieve7
saab-nieve7

Vivimos una situación realmente complicado en el mercado de coches en nuestro país. El precio de los coches nuevos, además de las tensiones en la cadena de suministro, ha encarecido su precio de forma tremenda y también ha limitado su disponibilidad. En consecuencia, el mercado de segunda mano ha comenzado una espiral de precios crecientes, y en apenas un mes, entrarán en funcionamiento las zonas de bajas emisiones. Para muchos conductores la única alternativa es estirar la vida de sus viejos coches. Estos consejos te ayudarán a hacerlo con seguridad.

Todos sabemos que un coche mas moderno o un coche nuevo serían la opción ideal, pero en este punto tenemos que ser realistas y pragmáticos: la situación actual impide que mucha gente se pueda comprar un coche. Ni siquiera un coche de segunda mano. La incertidumbre acerca del futuro de la automoción y las futuras restricciones a la circulación no ayudan. Si como yo, has decidido estirar la vida de tu coche, este artículo te interesa. Te lo dice alguien cuyo coche ha superado los 360.000 km, y planea "estirarlo" hasta el límite de lo físicamente posible.

1) No escatimes en seguridad: neumáticos y amortiguadores son tu prioridad

Si tu coche está entrado en años y tiene muchos kilómetros, su juventud ha quedado atrás. Puede haber ciertas holguras en su tren de rodaje, y sus elementos de seguridad activa no son comparables a los de un coche contemporáneo. Por ello, es vital que lo que une tu coche al suelo esté en perfecto estado. Sus neumáticos deben estar en buen estado, y ser de buena calidad, y si es posible, invierte en unos amortiguadores nuevos. Tu coche parecerá otro, y en coches con cierta edad, la diferencia es muy palpable desde el primer momento.

Tu seguridad y la de los tuyos es lo más importante.

2) Escucha sus ruidos (y atiende a ellos)

Un coche veterano es como un atleta entrado en años. Aun puede rendir muy bien, pero tiene algún que otro achaque propio de la edad. En mi experiencia, es vital escuchar a nuestro coche. Si notamos que algo que no sonaba ha comenzado a hacerlo, o algo ha cambiado su sonido, debemos programar rápidamente una visita al taller o revisarlo nosotros mismos. Estos ruidos suelen ser una avería en ciernes, y al igual que con una enfermedad, anticiparse a los síntomas más graves no solo nos evitará disgustos, si no que amortiguará nuestro gasto de forma considerable.

Ese ruido no va a desaparecer de un día para otro. Irá a más, y la avería será más grave si lo ignoras.

3) Conduce con suavidad y mima tu vehículo

Si quieres alargar la vida de tu coche, condúcelo como si fuera el único coche que podrás tener el resto de tu vida. Si tiene un motor turbo, respeta la regla del minuto. No lo conduzcas de forma agresiva, especialmente cuando su motor esta frío. No pases por badenes y resaltos a toda velocidad. Sé gentil con tu vehículo, y te recompensará con fiabilidad y ausencia de problemas. La fiabilidad puede resultar aburrida, pero hay males peores, como tener que recurrir al transporte público a diario, o gastarte una fortuna en el taller.

Vigila la presión de tus neumáticos. Revisa sus niveles semanalmente. Lávalo a menudo.

4) El mantenimiento debe ser meticuloso (y adelantado)

Llegamos al consejo más importante de todos. El mantenimiento lo es (casi) todo en un coche con muchos años y kilómetros. No escatimes en aceites de calidad. Fiabiliza los componentes sensibles de fallar, o que fallan de forma endémica en tu modelo de coche. Personalmente, a partir de los 350.000 km, he decidido adelantar el intervalo de cambios de aceite de los 15.000 a los 10.000 km - aunque el fabricante recomiende hacerlo cada 20.000 km. Más visitas al taller implican un gasto algo superior, pero también permitirán que tu coche esté más "controlado".

Repara esa fuga de aceite. Reemplaza los calentadores de tu diésel. Cambia las bujías de tu gasolina.

5) Elabora un plan de intervenciones a largo plazo

Puede resultar molesto, difícil de entender e incluso contradictorio, invertir dinero en un coche con tantos años y kilómetros. ¿Pero cuál es la alternativa? ¿Podemos permitirnos otra cosa? No estaríamos aquí si la respuesta fuera "un coche nuevo". Para que ningún mantenimiento te coja por sorpresa - hablamos de cientos de euros en algunos casos - trata de planificar/estimar qué grandes intervenciones tendrás que hacer a futuro y cuando: un embrague, la batería o el alternador, un filtro de partículas, inyectores, neumáticos o amortiguadores...

Planifica, estima el gasto y ve haciendo un colchón económico para hacerles frente.

5+1) ¿Cuando decir basta?

En un coche con muchos años y kilómetros, muchos elementos se convierten en consumibles. Tener que cambiar el embrague, reemplazar un alternador - o incluso en casos más extremos, un turbocompresor - no dejan de ser operaciones de mantenimiento. El momento de decir "basta" es complicado de identificar. Bajo una lógica estrictamente económica hablaríamos de una reparación mucho más cara que el valor del coche, y bajo una lógica más realista, una avería mecánica que implicase reemplazar el motor, o incluso una prohibición normativa a su circulación.