CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Motos

4 MIN

No le tengas miedo a la playa con tu moto

Rafael López San Martín | 16 Jul 2021
Moto Bmw R18 Classic Playa
Moto Bmw R18 Classic Playa

Ya es verano y seguimos con la temática de como afrontarlo junto a nuestra amada moto. Todos o casi todos nos vamos a ir de vacaciones y seguro que en muchos casos, esas vacaciones pasarán por playas. Pero siempre queda ese miedo al efecto que puede tener la sal en nuestras motos. El óxido es el peor resultado.

Pero gracias a dios, la tecnología ha ido año tras año avanzando y por suerte, los metales de calidad usados en los vehículos actuales son mucho más resistentes al óxido que los de antaño, por lo que ya de por sí nuestras motos están más protegidas que antes contra la sal y su característica oxidante. Hoy me hace especial ilusión hablar de esto para que aquellos que tengan alguna duda, se puedan aventurar a disfrutar de la playa en moto.

Cuidados directos de la moto

Esto es lo más importante, debemos inculcarnos el lavar la moto a menudo ya que la salitre se encuentra en todas partes, la carretera y la humedad del aire. Esto hace que incluso si dejamos la moto lejos de la orilla, la sal vaya a depositarse en ella por lo es importante que a menudo le demos un buen lavado (léase, con agua, jabón y esponja) pero aunque esto es lo más indicado, se entiende que tampoco vamos a estar todos los días haciendo un lavado a conciencia, por lo que un termino medio sería darle todos los días un lavado rápido y una vez a la semana como mínimo un lavado en condiciones.

Productos desengrasantes ayudarán a eliminar con más facilidad esta odiada salitre, por lo que no estaría de menos aplicarlo antes del lavado. También es importante que si lavamos la moto en un lavadero a presión, utilicemos agua fría, el agua caliente (común en el modo enjabonar de los lavaderos a presión) disuelve la sal muy rápido, si unimos esta rápida disolución al impacto del agua a presión, será muy fácil que la salitre penetre dentro de rodamientos, juntas, el buje... Esto no lo queremos.

Haciendo esto no solo protegemos nuestra moto de la sal, si no de otro elemento que debemos mantener lejos, la arena de playa. El concepto es el mismo, la arena viaja movida por el aire cuando hace viento, por lo que no necesariamente hay que buscarla adrede para sufrir sus consecuencias. El polvo y la arena son esmeriles, por lo que si se depositan en partes móviles de la moto, harán como si de una lija se tratara y con el tiempo (si no lavamos la moto) la conclusión será que las barras de la horquilla por ejemplo, o los rodamientos sufrirán un rápido deterioro.

Cuidados indirectos de la moto

Hay otro enemigo en verano, digo en verano y no playa, porque esto se aplica a cualquier lugar en esta época, el sol. En verano, el sol está más horas atacando directamente todo lo que encuentra a su paso, los plásticos, la pintura, los neumáticos... todo sufre un gran deterioro cuanto más lo expongamos al sol por lo que lo ideal es que la moto esté en un garaje o a a la sombra durante el día, si no es posible, una funda de tela (no de plástico) sería la siguiente mejor opción. Puede ser molesto para algunos tener que quitar y poner la funda cada vez, pero al final se le "pilla el truco" y si pensamos en el beneficio que nuestra moto va a obtener, merece muchísimo la pena.

Si cuidamos bien de nuestras motos (o coches, que todo esto se aplica de igual manera) podremos disfrutar con tranquilidad de ellas en la playa y podremos dar buena cuenta de la facilidad que tiene llegar a la playa sin atasco, y aparcar a pie de arena. Con esto me despido hoy de todos, a los que ya estéis de vacaciones, ¡disfrutad! y a los que no, ánimo, que ya queda menos.

4
FOTOS
VER TODASVER TODAS