CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Coches eléctricos

3 MIN

Dyson nos enseña el crossover eléctrico que no pudo ser

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 29 May 2020
Dyson Coche Electrico P
Dyson Coche Electrico P

Su nombre en clave era Dyson N526, y se habría convertido en el primer coche eléctrico de una compañía que hasta la fecha, se había centrado en producir electrodomésticos - concretamente, ventiladores y aspiradoras. El sueño del británico Sir James Dyson era aplicar sus conocimientos de innovación a la construcción de un crossover eléctrico de última generación. Un coche con el atractivo de los productos de su compañía, tecnológico y vanguardista, con un aura premium, y con el Tesla Model X en su punto de mira. Desgraciadamente, su sueño no se pudo cumplir.

El sueño de James Dyson se dio de bruces con la dura realidad. Desarrollar y vender un coche eléctrico, sin experiencia previa en el sector del automóvil, es una empresa como mínimo desafiante. Como quizá sabéis, en estos momentos este proyecto se ha cancelado. Dyson no va a construir el coche eléctrico que tenía planeado. Lo iba a ensamblar en Singapur, en unas instalaciones ad-hoc cuya construcción ya se había iniciado. Incluso James Dyson se había comprado una lujosa casa en Singapur para dirigir personalmente el proyecto.

4
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Pero todo se fue al traste. No se fue al traste por ningún motivo trágico. La realidad es que los números no salían. Sir James Dyson, en una entrevista con el diario británico The Times, afirmó que el coche tendría que haberse vendido por al menos 150.000 libras esterlinas para que la empresa no perdiera dinero. Incluso llegó a invertir 500 millones de libras de su patrimonio personal en el desarrollo, patrimonio que ha perdido en esta desventura comercial. Y es una verdadera pena, porque Dyson parecía tener algo muy grande entre manos.

La primera imagen del Dyson N526 preside este artículo. Se trataba de un crossover deportivo, cuyo tamaño rondaría los cinco metros de longitud. Con 1,7 metros de altura y 2 metros de ancho, era un vehículo de dimensiones considerables, además de tener siete plazas. Su diseño era de líneas limpias y futuristas, y hubiera tenido unas llantas de al menos 23 pulgadas de serie, convirtiéndolo en el coche con las llantas más grandes de fábrica. Su interior habría sido de tipo "lounge", con asientos de peculiar diseño y un enorme head-up display como instrumentación.

Pensad en un Jaguar I-Pace, pero aún más grande, y con siete plazas.

Pero lo realmente importante estaba bajo su piel. Dyson afirma haber desarrollado baterías de estado sólido para este crossover, que hubieran sido capaces de ofrecer al coche una autonomía real de cerca de 1.000 km, en todo tipo de circunstancias. Con dos motores eléctricos de 200 kW de potencia, el N526 habría acelerado hasta los 100 km/h en solo 4,8 segundos - una gran cifra, si tenemos en cuenta que pesa la friolera de 2,6 toneladas.

Pero aún hay margen para el optimismo, y quizá no todo está perdido: Dyson está dispuesta a vender su tecnología de baterías a otros fabricantes, aunque hayan abandonado su aventura automovilística.

Fuente: Engadget