Vídeo: el fascinante calentamiento de un motor frío a través de una cámara térmica

 |  @sergioalvarez88  | 

Las cámaras térmicas – también llamadas cámaras termográficas – son una fuente de información muy útil en muchas aplicaciones industriales, siendo capaces de plasmar visualmente las diferentes temperaturas de un objeto. Poco a poco, a través de canales de YouTube, van abriéndose camino en el mainstream. El canal Engineering Explained ha querido enseñarnos cómo se calienta un motor frío usando una cámara térmica. El proceso de calentamiento es tan fascinante como interesante. Veamos qué ocurre.

¿Qué partes del motor se calientan más rápidamente? El youtuber lo demuestra con su Subaru XV personal.

Antes de nada, es necesario hacer un inciso. El youtuber habla de un vídeo previo, en el que habla de los tiempos de calentamiento de un motor. Tras unos 30 segundos al ralentí para que el aceite bañe todos los componentes, emprender la marcha a un ritmo tranquilo es la mejor forma de calentar el propulsor de forma segura. Si nuestro propulsor es turboalimentado o hace un frío extremo, uno o dos minutos no le sentarán mal. Lo malo es tener el motor al ralentí cinco o más minutos, incurriendo en gasto y desgaste excesivo.

Tras arrancar el motor a una temperatura ambiental de -6ºC, vemos cómo ciertas zonas del bloque comienzan a calentarse, y como el anticongelante comienza a fluir hacia la calefacción del vehículo. Con una temperatura exterior tan baja, el ralentí tarda casi cinco minutos en estabilizarse, con el aceite a poco más de 35 grados y el refrigerante aún a menos de 50 grados. Resulta interesante ver cómo el alternador o la batería apenas se calientan; incluso el aire de la admisión es muy frío, a pesar de estar situada sobre el bloque del motor.

En zonas con climas muy fríos es vital escoger una viscosidad adecuada para el aceite. Un aceite 10W-40 – por poner un ejemplo – será capaz de fluir a temperaturas de hasta -30 grados. A no ser que vivamos en el interior de Canadá o al norte de Finlandia, lubricará correctamente los arranques en frío. Cualquier aceite convencional fluye en el rango de temperaturas que tenemos en nuestro país. Al arrancar en frío, os recomendamos como mucho un par de minutos al ralentí en motores turboalimentados y un minuto en motores atmosféricos.

Si os habéis quedado con ganas de más, os recomendamos que os deis una vuelta por el canal de Thermal Guys, en el que todo tipo de objetos y situaciones son sometidas a examen con cámaras termográficas. También os recomendamos ver cómo un motor de combustión funciona a cámara lenta, a través de una culata transparente. Igualmente, te recomendamos que leas nuestras guías sobre cuidados para motores turbo, y nuestras recomendaciones para arranques en frío en clima invernal. Cuida tu mecánica, y no te fallará.

En Diariomotor:

Lee a continuación: No, no es broma: Lewis Hamilton le pidió a Ron Dennis un McLaren F1 LM si ganaba el Mundial (y se aseguró de que conseguiría el original)