No, los iPhone no matan

 |  @davidvillarreal  | 

Estos días tuve ocasión de leer una carta dirigida a Tim Cook, CEO de Apple, y sus empleados. Una carta que me parece realmente interesante y que, aún sin compartir su idea, sí me parece necesaria. Una carta publicada en Automotive News que se titula “Los iPhone matan“. Y todo esto tiene que ver con la propensión que nosotros, los conductores, tenemos a utilizar nuestro teléfono móvil – sin dispositivos homologados para ello – mientras conducimos. Apple ha conseguido que su iPhone nos tenga enganchados todo el día – y el resto de fabricantes de smartphones – y no hay más que ver la publicidad de la marca de la manzanita para percatarse de que su objetivo no es otro que conseguir que seamos incapaz de vivir sin ese pequeño dispositivo que guardamos en el bolsillo. ¿Pero cuál es la responsabilidad de Apple en los accidentes de tráfico?

La carta de James B. Treece dirigida a Tim Cook se debe a una de las incorporaciones de la última actualización del sistema operativo de Apple para su iPhone, de iOS 11. Hace meses ya os hablábamos de ella. Se trata de un bloqueo del terminal, y una respuesta automática a los mensajes, para evitar que lo manipulemos mientras conducimos.

El autor de esta carta se pregunta, con acierto, por qué una solución tan sencilla – porque técnicamente no requiere de una tecnología muy sofisticada para saber que estamos conduciendo – no se había introducido anteriormente. Y apunta a la responsabilidad de los fabricantes de teléfonos móviles, como la responsabilidad que podrían tener los fabricantes de coches por haber descuidado durante tanto tiempo – cosa que por suerte ya se ha resuelto – la seguridad. Por una razón muy sencilla, la seguridad no vendía.

La última actualización del sistema operativo del iPhone incluye un modo No Molestar, que bloquea el terminal mientras conducimos, y responde automáticamente a los mensajes que nos escriban

Por supuesto que no comparto esta opinión. En la industria del automóvil ha habido casos flagrantes de problemas de seguridad que han tenido como consecuencia accidentes, a menudo fatales, con el conocimiento del fabricante. Un accidente de tráfico por un conductor despistado manipulando su teléfono móvil es única y exclusivamente causado por la irresponsabilidad del conductor, y no por una negligencia del fabricante de su gadget.

Pero insisto en que, cualquier oportunidad, incluso esta, es buena para recordarnos lo irresponsables que a menudo somos. Y las consecuencias que puede tener nuestra irresponsabilidad.

No podemos acusar al fabricante de cuchillos jamoneros porque alguien decida utilizarlos para cometer un crimen, en vez de cortar finas lonchas de un cinco jotas.

Hemos de felicitar a Apple por esta iniciativa, la de introducir un modo especial en sus teléfonos móviles para no molestarnos mientras conducimos, e incluso recordar a aquellos que nos escriban que no podremos responderles porque estamos conduciendo. Más fabricantes deberían hacer lo propio.

Pero sobre todo debemos recordar que ni todos los sistemas del mundo están diseñados a prueba para superar nuestra estupidez, y negligencias que pueden llevarnos a una distracción que resulte en un accidente. Por muchos modos No Molestar que existan, si queremos distraernos, si queremos coger nuestro móvil y enviar un mensaje de texto, o leer el correo, o mirar a las musarañas, lo seguiremos haciendo. Por desgracia.

  • maikelcandanga

    Claro que matan, pero del infarto; porque un iPhone X te vale un riñón de tu costilla, literalmente…