ESPACIOS
MOVILIDAD
Cerrar CERRAR

Motor silencioso, peso mínimo y amortiguador interno: así es la nueva ebike de Scott que no parece una bici eléctrica

Las bicicletas eléctricas han conseguido llegar a cotas imposibles para bicicletas sin propulsión eléctrica. Sin embargo, también lo han hecho a costa de añadir peso y restar agilidad, lo que ha limitado la experiencia de bicicleta muscular y deportiva que caracterizaba a las dos ruedas tradicionales. Sin embargo, la nueva bici de Scott podría cambiar todo eso. La Scott Voltage eRide 2024 acaba de ser presentada. Su peso es mínimo, su motor es silencioso, y su aspecto es casi el de una bici normal.

Scott Voltage eRide, esto sí es gama alta

Que una bicicleta cueste 2.000 euros no hace que sea una bicicleta de gama alta si hablamos de una ebike. Lo demuestra el precio de la Scott Voltage eRide, que supera los 7.000 euros como precio de partida y se va a los 13.000 euros para la versiones más avanzadas. Pero es que consigue convertirse en una bicicleta que combina lo mejor de las ebikes conservando la esencia de las bicicletas musculares.

Su motor no hace ruido, es pequeño, pero aporta toda la potencia necesaria para una bicicleta cuyo principal comprador será un deportista que no solo busca sacar el máximo partido de la bici, sino también darlo todo. Se trata del motor TQ HPR50, famoso por su bajísimo nivel de ruido, y que ha conseguido convertirse en una referencia dentro del mundo de las bicicletas eléctricas gracias a su diseño especial y diferente que hacen de él lo más parecido al motor ninja para las dos ruedas. Su par de 50 Nm es suficiente para aportar energía extra y acompañar a aquellos que quieren que pedalear siga siendo la base del trayecto.

Una bicicleta ligerísima

Si algo caracteriza a la Scott Voltage eRide que hace que sea diferente a la mayoría de las bicis eléctricas del mercado es su peso. Ya sabemos por los coches eléctricos que eso de incluir una batería hace que el peso aumente de forma notable. Lógicamente, esto produce un cambio de pesos que dificulta mucho el tener una bicicleta ágil en situaciones como descensos o que condiciona mucho su capacidad en ascensos.

Sin embargo, esta Scott Voltage eRide se queda en unos 18 kg que, si bien puede parecer mucho para los no entendidos, sigue siendo un peso bajísimo en una MTB eléctrica, igualando mucho la experiencia que durante muchos años ha acompañado a las bicicletas de montaña, y creando un híbrido capaz de ofrecer algo que ninguna otra bicicleta había ofrecido antes de 2024. Claro está, el carbono es uno de los elementos clave de esta bici que destaca por su ligereza.

Aspecto idéntico a una bici no eléctrica

Además de contar con un comportamiento similar al de una bicicleta no eléctrica, algo que caracteriza a esta Scott Voltage eRide es el hecho de que su aspecto también es muy parecido. El compartimento del motor es reducido. La batería está completamente integrada en el cuadro. El cableado, por supuesto, también.

Pero lo que más destaca es que incluso el amortiguador se ha integrado en el interior del cuadro, por lo que visualmente parece una bicicleta rígida, pero es una bici con doble amortiguador, con un recorrido de 160 mm para la parte delantera, y 155 mm para la parte trasera.

En las imágenes de la galería se puede ver cómo Scott ha utilizado una carcasa transparente para mostrar cómo encaja la batería en el cuadro, el motor en el eje pedalier, y el amortiguador sobre este.

Una ebike ligera

Esta Scott Voltage eRide se engloba dentro de una categoría que solemos denominar como ebikes ligeras. Son bicicletas que, siendo eléctrica, buscan reducir el peso al máximo para ofrecer un comportamiento muy similar al de una bicicleta muscular no eléctrica. Su capacidad de impulsión eléctrica es inferior al de las más potentes, quedándose en esos 50 Nm, pero se espera que el resto sea aportado por el propio ciclista.

Por supuesto, esto contribuye también a que el consumo energético del motor sea inferior y, por tanto, la autonomía también crezca. Es posible recorrer una distancia de unos 75 km con 1.000 metros de elevación, cifras que son una locura para una bicicleta eléctrica.

Esto se consigue con la batería principal de 360 Wh y con la extensión de 160 Wh que se ubica en un anclaje especial donde iría uno de los bidones, y que, a la postre, se puede sustituir por un bidón de agua estándar cuando lo que necesitemos sea más agua y no tanto un extra de batería.

Hay seis versiones diferentes en función de la configuración, siendo la más avanzada la Scott Voltage eRide 900 SL con un precio que supera los 13.000 euros y que cuenta con las siguientes especificaciones:

  • Cuadro: Voltage Carbon HMF, virtual 4 link
  • Horquilla: Fox 36 Float Factory Kashima Fit4 160mm
  • Amortiguador: Fox 6T Factory EVOL 155mm
  • Motor: TQ HPR50
  • Bateria: TQ 360Wh
  • Range Extender: 160 Wh
  • Cambio: Sram XX AXS Eagle
  • Frenos: Sram Code Ultimate Stealth, discos 200mm
  • Ruedas: Syncros Revelstoke 1.0S-30
  • Neumáticos: Maxxis Dissector 2,6” EXO 3C MaxxTerra
  • Peso aproximado: 17,9kg
Cargando...