3,3 millones de coches con airbags potencialmente mortales serán revisados, el escándalo Takata continúa. Foto 1 de 3.