CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

3 MIN

El coche más seguro del mundo tiene el tamaño de una moto y cuesta casi 120.000 euros

Elena Sanz Bartolomé | 1 Ene 2023
Tango T600  01
Tango T600  01

Si de algo pueden presumir los coches modernos es de sus niveles de seguridad: cada vez hay más asistentes y ayudas que tienen como objetivo ayudarnos a circular con el menor riesgo posible. Hay, además, marcas que destacan en este apartado aunque, probablemente, Commuter Cars no sea la primera que haya pasado por tu cabeza. Según ellos, en sus líneas de producción nació “el vehículo más seguro del mundo”. Y, también, uno de los mayores fracasos de la historia del motor.

El Tango T600 es un diminuto coche eléctrico que, a mediados de los 2000, diseñó, desarrolló y fabricó la start-up Commuter Cars: estaba hecho a mano y sólo dieron forma a doce unidades en los 22 años de historia de la compañía. Nunca llegó a despegar… a pesar de que la compañía lo definió como “el coche más seguro del mundo” y de que la primera unidad fue para George Clooney. Tampoco remontó cuando apareció en uno de los primeros capítulos de Silicon Valley, la serie de HBO.

¿La razón? Tenía un precio tan desorbitado como disparatado: en aquella época producirlo costaba 420.000 dólares y su precio de compra era de 120.000 dólares (112.800 euros, según el cambio actual). Hablamos de un coche que tiene el tamaño de una moto: mide un metro de ancho y 2,5 metros de largo. Sí, en un mismo carril cabían dos Tango T600 juntos. Estaba impulsado por dos motores eléctricos que podían generar hasta 810 CV (su 0 a 100 km/h era de 3,2 segundos), su velocidad máxima era de 283 km/h y podía recorrer 130 kilómetros con una sola carga.

El nivel de seguridad del Tango T600

Hay quien considera que los actuales coches eléctricos podrían estar entre los modelos más seguros porque tienen el centro de gravedad aún más bajo que algunos de los modelos convencionales y, en algunos casos, cuentan con refuerzos extra donde habrían estado los componentes del motor térmico. El Tango T600 era, sin embargo, todo un desafío en este aspecto.

Y es que el pequeño eléctrico incluye algunas características poco ortodoxas, pero efectivas. Por ejemplo, toda la arquitectura de la batería del Tango T600 pesa 997 kilos y está situada en el suelo del vehículo: esto hace que sea, prácticamente, imposible volcar. Según Commuter Cars tiene una calificación de cinco estrellas en el umbral de vuelco… igual que un Porsche 911. Además, incorpora una jaula antivuelco diseñada para cumplir con las normas de NASCAR de la época y asientos Sparco con arneses multipunto.

Sin embargo, el Tango T600 no ha sido evaluado por las dos agencias de seguridad más grandes de Estados Unidos: es lógico si tenemos en cuenta el tamaño de Commuter Cars comparado con el de otros fabricantes de la industria automotriz. No cuenta, por lo tanto, con las calificaciones del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS), que evalúa, por ejemplo, la resistencia a los choques frontales y laterales, y tampoco de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés).