Durante los últimos años hemos visto una creciente afición en España por el mundo del automovilismo. El problema es que en nunca ha existido una afición de masas por este deporte, algo que se nota mucho en la manera de ver las carreras de la mayoría de la gente. El ejemplo más claro lo tenemos con las retransmisiones de Fórmula 1, donde sistemáticamente se nos avasalla con cortes publicitarios que nos impiden ver correctamente hasta un tercio de la carrera.

Continuar leyendo »