Este no es el tipo de escena que habitualmente te encontrarás al subir a un avión, salvo que tengas una aeronave privada. Aquí no hay azafatas vendiendo loterías, luchas con el pasajero de delante reclinando el asiento, escaramuzas para mantener la posesión del reposabrazos. Probablemente este sea el máximo lujo al que cualquier persona podría aspirar. Lufthansa no solo tiene una de las aerolíneas más famosas en Europa, sino también una sección, Lufthansa Technik, que se dedica a diseñar interiores para aeronaves de tamaño pequeño y medio para transportes VIP y clientes privados. Y es ahí donde han decidido recurrir a Mercedes-Benz, que de diseñar interiores en espacios reducidos sabe un rato, para crear lo que ves en estas imágenes.

Continuar leyendo »

19 de mayo de 2015