Año 1955. Clifford Robins, dueño de una tienda en Yeovil, Inglaterra, se pasea por su barrio con un artilugio de lo más exótico. No tiene techo, no tiene transmisión, no tiene caja de cambios, ni embrague, por no tener no tiene ni tan siquiera un motor conectado a sus ruedas. Clifford tuvo la brillante idea de diseñar un coche casero recurriendo a una técnica nada habitual, la de utilizar un propulsor de hélices para obtener movimiento.

Continuar leyendo »

El archivo de la British Pathé (que deberíais visitar para encontrar auténticas joyas en forma de documento gráfico) nos sigue sorprendiendo. El NO-DO de Reino Unido - por llamarlo de alguna forma - nos deja una forma un tanto peculiar de transportar un coche en avión, que se habría utilizado en el año 1955, en un vídeo que conocíamos estos días gracias a Jalopnik. Trasladar un coche en avión siempre ha sido un reto muy interesante de resolver. Lo que no podías imaginarte es cómo resolverían en 1955 el problema de trasladar un precioso MG A descapotable rojo desde Londres, hasta Alemania, utilizando un avión y una barca.

Continuar leyendo »

Si por algo me encanta el archivo de la British Pathé, algo así como el NO-DO británico, es por vídeos como este. Desde que el coche es coche, los conductores hemos tenido que enfrentarnos a la tediosa tarea de maniobrar para aparcar. Estaréis conmigo en que en el fondo esta maniobra no es tan complicada, pero también en que para muchos es su talón de Aquiles, lo cual puede llegar a ser realmente problemático si a la falta de habilidad unimos poca experiencia, o incluso estar en el proceso de recibir la licencia para conducir. Pero en 1927 ya habían encontrado una solución para este problema, una idea tan inteligente como sencilla para que aparcar fuera un juego de niños.

Continuar leyendo »

¿Te acuerdas de aquella historia de 2012? La Guardia Civil había identificado a un conductor madrileño que utilizaba un maniquí en el puesto del acompañante para utilizar el carril Bus-VAO y evitar multas. La historia nos sorprendió bastante y acaparó infinidad de titulares en los principales medios de comunicación españoles. Pero parece que esta historia va más allá de la pillería española y que ya en 1959 había conductores que utilizaban la técnica del maniquí para evitar multas, por aparcar en un lugar indebido.

Continuar leyendo »

Año 1967, la primera gran crisis del petróleo aún no ha revolucionado la forma en que la industria concibe al automóvil, pero Ford ya está explorando las posibilidades de un nuevo concepto de movilidad sostenible, de eficiencia, pero sobre todo dimensiones contenidas y practicidad urbana. Ni tan siquiera Mercedes-Benz, que comenzó a lanzar salvas anunciando su interés en el smart ya en los años 70, había proyectado aún el urbanita de imagen inconfundible que hoy en día todo el mundo reconoce al ver por la calle. El Ford Comuta bien podría haber sido un primer adelanto del kei-car europeo, o de ese utilitario urbano y eléctrico que hoy en día ya nos sorprende mucho menos.

Continuar leyendo »

¿Te gustaría revivir el nacimiento del automovilismo británico? Corría el año 1926 y a las afueras de Surrey se había construido un óvalo de hormigón junto a una pista que también hacía las veces de aeródromo, lo que a día de hoy conocemos como Brooklands. Por aquel entonces, un estadounidense que ya había ganado en los grandes premios de Francia y San Sebastián (en Lasarte), tuvo la feliz idea de promover el primer Gran Premio de Gran Bretaña. Nueve décadas después, no hará falta que os hablemos de la popularidad y la tradición del automovilismo británico.

Continuar leyendo »

27 de abril de 2014