El Mitsubishi Lancer Evolution X tiene su fama ganada por sus generosas prestaciones, creadas gracias a su propulsor de 300 Cv, y por su estética deportiva japonesa sin caer en los excesos. Por eso, personalmente, es de los vehículos que me parece que menos necesita sufrir cambios en su carrocería, ¿para qué tocar algo cuando ya está bien? Pero para gustos colores y hay preparadores como el nipón ChargeSpeed que lanza un kit de “personalización” bastante bruto.

Continuar leyendo »