Poco o nada se parece la tecnología de los años en que los videojuegos funcionaban con 8 bits a la de hoy, en la que poner un videojuego en una consola de última generación es cada vez más parecido a visualizar una película. La calidad de la imagen y los gráficos de los videojuegos se acercan cada vez más a imágenes reales y en la mítica saga Gran Turismo no es diferente. Pero, ¿cómo consiguen que un BMW M4 en el videojuego pueda parecer una fotografía del modelo real? ¿Cómo es posible que incluso las molduras de fibra de carbono luzcan igual en el juego que en la vida real?

Continuar leyendo »