Por este pequeño recorrido por las historias que unen los orígenes del automovilismo con el ciclismo han pasado grandes puertos de montaña, precarias carreras de coches y estrafalarias aventuras en la era de la euforia tecnológica. En las carreteras más duras y las laderas de las montañas se han cruzado las vidas de ciclistas y automovilistas entrelazadas por la velocidad y la búsqueda de los límites. Para el cierre de esta serie han quedado algunos relatos que encajan en casi todas estas categorías y que se arremolinan en torno a la cima de uno de los puertos más sagrados de cuantos se pueden subir rodando: el Stelvio.

Continuar leyendo »

A finales del siglo XIX, mientras inventores de todo el mundo perseguían la idea de un “coche sin caballos”, el mundo se entusiasmaba con el primer medio de transporte mecánico individual: la bicicleta. La fiebre del ciclismo facilitó a los pioneros del automóvil tener ruedas, engranajes y chasis tubulares para sus primeros cuadriciclos, y además los primeros interesados en los vehículos a motor estuvieron en los clubes de cicloturistas. En la última década del siglo XIX el automóvil y la bicicleta se disputaban el título de mejor medio de transporte individual y las competiciones de ambos mundos a menudo empleaban los mismos escenarios. Por eso ciclismo y automovilismo comparten historia y santuarios, en muchas ocasiones allá donde la tierra trata de encontrarse con los cielos.

Continuar leyendo »

"Creo que la gran era del diseño de coches está llegando a su final… para la clase de coches que está aquí, faltan cinco minutos para medianoche" afirma Stephen Bayley en la presentación de Grandbasel ante una perpleja audiencia repleta de medios de motor. Además de una bonita metáfora, esta frase es un crudo y realista sumario de la situación a la que se enfrenta el automóvil, tanto por los cambios culturales de la sociedad como por los problemas internos de su industria. En Basilea dialogamos con Bayley y con Paolo Tumminelli, dos personas cuya visión global del pasado, presente y futuro del automóvil nos ofrece muchas claves sobre este momento histórico.

Continuar leyendo »

El 12 de febrero de 1908, coincidiendo con la celebración del 99 aniversario del nacimiento de Abraham Lincoln, 250.000 personas se agolpaban expectantes en Times Square. En medio, 6 coches dispuestos a realizar la expedición más atípica de su tiempo: una carrera por tierra que, yendo hacia el oeste, uniese Nueva York con Paris. En 1908 ningún occidental había alcanzado aún los polos de la tierra, los aviones sólo volaban unas decenas de kilómetros y los barcos más rápidos tardaban casi una semana en llegar de Europa a Estados Unidos. A las 11:14 el magnate Colgate Hoyt, harto de esperar a que el alcalde de Nueva York llegase, disparó la pistola de oro que daba salida a una carrera imposible. Hoy, en este mismo minuto, se cumplen 110 años del comienzo de "la carrera del siglo".

Continuar leyendo »

El 25 de mayo de 1927 Clarenore Stinnes, una joven piloto de carreras alemana, dejaba Frankfurt al volante de su Adler Standard 6. No se dirigía al novísimo circuito de Nürburgring sino a una meta más lejana: al frente de un equipo de dos coches y 4 personas iba a afrontar la primera vuelta al mundo en automóvil. Stinnes empleó dos años en recorrer casi 50 000 km en los que cruzó Europa, Asia y América, atravesando Siberia en invierno, los desiertos andinos en verano y llegando a sitios donde nunca un automóvil lo había hecho. En esta semana se han cumplido 90 años del inicio de una de las mayores aventuras en coche de la historia.

Continuar leyendo »

"Una vez más, dejen que lo diga, España es el paraíso del automovilista". No es el eslogan de la próxima Guía Repsol, sino algo que decía en 1930 el inglés Charles Freeston, que en primavera del año anterior había hecho más de 8000 km por España a bordo de su Rolls - Royce Phantom. Tras recorrer desde las vías rápidas más modernas hasta las empinadas carreteras de las zonas rurales, el viaje se convirtió en "Las carreteras de España, un viaje de 5000 millas al nuevo paraíso del turismo", un libro gracias al cual podemos embarcarnos en una ruta imposible en el espacio y el tiempo: recorrer la España de 1929 en un Rolls - Royce.

Continuar leyendo »

Con el Ferrari GTC4Lusso la marca del cavallino tiene, por primera vez en su historia, un coche no descapotable con motor V8 en posición delantera -para encontrar uno con techo descubierto sólo hay que remontarse al California T-. A veces ocurre que los hitos pioneros pasan desapercibidos; este que os acabo de comentar, de hecho, es algo rebuscado y de ser otra marca probablemente pasaría sin pena ni gloria. Pero tratándose de Ferrari, cualquier acontecimiento que suponga un hecho marcado en su historia puede ayudar a que ese modelo se revalorice aún más con el tiempo. O puede pasar, simplemente, que sea una curiosa anécdota para nuestro saber personal.

Continuar leyendo »

A principios de 1906 Rolls - Royce era una marca que apenas había fabricado unas decenas de coches y trataba de abrirse hueco en la nueva industria del automóvil. Cuando en 1925 el Silver Ghost fue sustituído por el Phantom la marca exhibía el calificativo de "mejor coche del mundo", la suavidad y silencio de funcionamiento de sus vehículos eran su estandarte y personajes famosos de todo el mundo se contaban entre sus propietarios. Todo cambió cuando en noviembre de 1906 Rolls - Royce presentó en el Olympia Motor Show de Londres su 40/50 HP, un coche que, gracias al perfeccionismo de Henry Royce y el ingenio de Claude Johnson, construyó la identidad y reputación de la marca con un nombre que suena a criatura legendaria: Silver Ghost

Continuar leyendo »

Hace tan solo unos días se presentaba la nueva pick-up de Mercedes-Benz, la X-Class Concept. Aunque en un principio pudiera parecer la primera de la marca de la estrella, Mercedes se encargó de llevar una variante del 220D W115 acompañando a su nueva Clase X, en un guiño al pasado de la marca y una llamada de atención a los más despistados, dando a entender que en Mercedes-Benz no son tan novatos en este segmento. Pero, al contrario de lo que pueda parecer, tampoco esta 220 D fue la primera pick-up de la marca.

Continuar leyendo »

El 27 de abril de 1984, viernes, comenzaban los primeros entrenamientos oficiales del Gran Premio de Bélgica, tercera prueba puntuable para el campeonato mundial de Fórmula 1 de aquel año, pero ese no era el acontecimiento más importante en el automovilismo ese día. Y ni mucho menos lo era concretamente aquí en España. Aquel último viernes de un mes de abril salía de la cadena de montaje de SEAT el primer Ibiza, después de que se presentase a todo el planeta en el 71º Salón del Automóvil de París de ese mismo año.

Continuar leyendo »

26 de septiembre de 2016