Mi compañero David ya nos había mostrado hace tiempo unas imágenes bastante dolorosas, la supuesta destrucción por parte de Top Gear de un Mitsubishi Lancer Evolution VII completamente funcional. Pues bien, en el programa del domingo se ha revelado el trasfondo. Por lo que parece, el Lancer era propiedad de un traficante de drogas que fue encarcelado, por orden judicial el coche debía ser destruido. Y aquí entra Jeremy Clarkson, ¿por qué no darle un final algo más digno a esta máquina de rallyes?

Continuar leyendo »