¿Es el car-sharing un aliado o un enemigo del transporte público? ¿Puede integrarse en las redes de movilidad de nuestras ciudades como una opción más? ¿Debe reservarse espacio para las flotas en las calles? Estas y algunas otras preguntas sobre el futuro inmediato de la movilidad urbana se plantearon el pasado jueves 23 durante la V Conferencia de la Asociación Española de Car Sharing bajo el tema "La interoperabilidad del car-sharing con el transporte público". Con gran simbolismo, la reunión tuvo lugar en la sede de la Empresa Municipal de Transporte de Madrid.

Continuar leyendo »

En los últimos 10 años la industria del automóvil ha girado en torno a dos tecnologías centrales que prometen ser la base para la movilidad sostenible del futuro próximo, el coche eléctrico y la conducción autónoma. En ese tiempo la mortal contaminación del aire ha hecho que las ciudades pongan los ojos en estas tecnologías como gran esperanza para la salud y bienestar de sus habitantes. Esta confluencia de intereses hará que en las próximas décadas las urbes y la forma en que nos movemos por ellas vaya a cambiar profundamente. Pero quizá no lo haga del modo que esperamos. La relación entre ciudades, coches autónomos y centros comerciales nos da pistas sobre los conflictos en el uso del espacio público que traerá la movilidad sostenible.

Continuar leyendo »

'MOIA', así se llama el último producto del Grupo Volkswagen. Pero esta vez no es un modelo sino una marca nueva, la 13ª que pasa a formar parte del enorme conglomerado alemán. La palabra 'Moia', derivada de un vocablo sánscrito que significa 'magia', será la que dará nombre a un nuevo modelo de negocio del Grupo Volkswagen, uno que no tiene que ver directamente con fabricar coches sino con la movilidad de las personas. Desde Volkswagen quieren plantarle cara, y superar, a Uber, BlaBlaCar y compañía y va a invertir varios miles de millones para conseguirlo.

Continuar leyendo »

Las grandes previsiones sobre la movilidad del futuro hechas en el siglo pasado acertaron en las tecnologías pero erraron en sus consecuencias. Imaginaron coches veloces, conectados por satélite y confortables, pero no fueron capaces de prever los accidentes, la congestión del tráfico o la contaminación. Imaginaron ciudades adaptadas al automóvil pero no vieron venir las interminables periferias ni la servidumbre urbana hacia el tráfico rodado. Si aquellas previsiones tecnológicas han traído unos efectos secundarios indeseados e imprevistos… ¿Qué nos hace pensar que nuestro futuro no caerá en los mismos errores? ¿Serán la conducción autónoma, las Smart Cities y los proyectos como el Hyperloop tan idílicos como suenan o tendrán un reverso tenebroso? Aquí van tres indicios de que nuestra utopía de la movilidad podrían convertir nuestras ciudades en una distopía

Continuar leyendo »

¿Actuamos conscientemente a la hora de escoger el medio de transporte en las ciudades? Esta pregunta puede parecer retórica: cuando se opta por el transporte público el coste o los problemas de aparcamiento suelen ser argumentos más que lógicos para tomar la decisión; cuando elegimos el transporte privado suele primar la comodidad, la flexibilidad o la rapidez. Pero en el segundo caso las contrapartidas suelen ser tan altas que es inevitable preguntarse, ¿qué es lo que hace que estemos dispuestos a soportar altos costes, pesados atascos y estresantes faltas de aparcamiento, a cambio de emplear nuestro coche privado?

Continuar leyendo »