ESPACIOS
ELÉCTRICOS
PUBLICIDAD
Cerrar CERRAR

Coches de bolsillo L6e y L7e, la revolución de la movilidad urbana

La movilidad urbana ha vivido una auténtica revolución en los últimos años. Una revolución en la que los vehículos de los cuales hablaremos en este artículo están jugando un papel protagonista. Las ciudades han visto la presencia cada vez mayor de escúteres de todo tipo, bicicletas, patinetes eléctricos, a menudo como servicio, bajo sistemas de vehículos compartidos.

Pero también hemos asistido a la llegada de una suerte de «coches», de tamaño muy compacto, y apariencia sencilla, como si de un juguete se tratase. Vehículos que tienen cuatro ruedas, carrocería, o incluso maletero, pero no son coches propiamente dichos, son generalmente mucho más baratos y, por último, se antojan como una alternativa más segura que un scooter, aunque solo sea por su estabilidad y por no poderte caer de ellos.

¿Son una alternativa real al coche de toda la vida? ¿Mejores y más seguros que una scooter?

Aunque tengan cuatro ruedas, y lo parezcan, no son realmente coches

Citroën AMI

No son coches, aunque tengan cuatro ruedas

Lo primero que hemos de comprender, y he aquí el aspecto más importante de este tipo de vehículos, es que no son coches propiamente dichos. Son vehículos que reciben la clasificación legal de cuadriciclos y, por ende, no están sujetos a requisitos de homologación como cualquier automóvil al uso, como cualquier turismo, y los requisitos para conducirlos tampoco son comparables, de manera que algunos no requieren carné de conducir, e incluso podemos conducirlos desde los 15 años.

Los microcoches no son, ni mucho menos, una novedad reciente. Los microcoches, con motores de gasolina, llevan implantados con solidez en España desde hace décadas y se han convertido en una solución de movilidad muy práctica, tanto en el ámbito urbano, como en entornos rurales, por la flexibilidad que aporta no requerir carné o poder conducirlos desde los 15 años y por la confianza y estabilidad que aportan respecto a un scooter o una motocicleta al uso.

La gran novedad de los últimos años, y el objetivo del presente artículo, ha sido la incorporación de una nueva generación de microcoches eléctricos y pensados sobre todo para el ámbito urbano.

Hay dos tipos de «coches de bolsillo», los que requieren carné y los que pueden conducirse sin carné (realmente con licencia AM) y desde los 15 años

XEV YOYO

Dos tipos de «coches de bolsillo»

No vamos a profundizar en las especificaciones técnicas concretas, ni los entresijos de los diferentes tipos de cuadriciclo presentes en el mercado, que engloban a vehículos tan diferentes como el quad de toda la vida y los microcoches de los que hablamos en este artículo. Lo que sí vamos a hacer es diferenciar los dos tipos de «coches de bolsillo» que podemos encontrarnos y sus principales diferencias a efectos prácticos:

  • «Coches» sin carné, homologados en la categoría L6e, que como el Citroën AMI o el Renault Twizy pueden conducirse sin carné (realmente requieren el permiso AM, que también habilita a conducir ciclomotores) y desde los 15 años, pero presentan grandes limitaciones, como una velocidad máxima de 45 km/h. Al no estar sujetos a una homologación muy estricta, en materia de seguridad, suelen prescindir de sistemas de seguridad como frenada ABS, o airbags. Su autonomía suele ser muy limitada y por sus prestaciones moderadas no son realmente útiles fuera de la ciudad.
  • No se pueden conducir sin carné (permiso B), y bajo la homologación de la categoría L7e son más potentes, alcanzan una velocidad máxima de hasta 90 km/h y suelen ser más caros, pero también disponer de mayores autonomías que, en conjunto, nos permiten salir de la ciudad, ya sea por carreteras de circunvalación y travesías o para desplazarnos entre pueblos próximos entre sí. Suelen disponer de sistemas de seguridad más avanzados, como ABS y airbags, pero siguen sin estar sujetos a las exigencias en materia de seguridad de un automóvil.

FIAT Topolino

El esperado y deseado carné B1 para «coches de bolsillo»

Probablemente hayas oído hablar de él. Desde hace un tiempo hemos venido hablando del carné de conducir B1, una nueva licencia que, tras superar una prueba de aptitud, un examen, habilitaría a mayores de 16 años a conducir vehículos de la categoría L7e que, como comentábamos en el apartado anterior, ya alcanzan una velocidad máxima de 90 km/h. La llegada de esta nueva licencia supondría un gran paso adelante, puesto que permitiría a mayores de 16 años conducir vehículos que, por sus prestaciones y equipamiento, ofrecen más garantías fuera de la ciudad y en general son más seguros.

La licencia B1 para «coches de bolsillo» va a llegar. Ya está presente en países como Francia, Italia, Portugal y Reino Unido y la Unión Europea (directiva 2006/126/CE del Parlamento y el Consejo Europeo) ha propuesto su implantación a los miembros de la Unión Europea.

En España las autoridades han hecho pública su intención de implantar esta licencia. Pero aún no ha sido regulada oficialmente y la interinidad del Gobierno y el Parlamento a la espera de la conformación de mayorías, tras las últimas Elecciones Generales, ha retrasado los movimientos y los trámites legislativos que son necesarios para introducirla.

El carné B1 permitirá conducir «coches de bolsillo» que alcancen hasta 90 km/h desde los 16 años

Microlino

¿Más seguros que un scooter? ¿Tan seguros como un coche?

Lo primero que hemos de comprender, y este aspecto es sumamente importante, es que este tipo de «coches de bolsillo» no son tan seguros como un automóvil. Primero, porque no están sujetos a las pruebas y las homologaciones realmente exigentes que se aplican a turismos y, por lo tanto, la protección de los pasajeros en caso de accidente no es ni tan siquiera mínimamente comparable a la que ofrece un automóvil moderno, ni tampoco a un automóvil con cierta antigüedad. Si nuestro único criterio fuera el de la seguridad y tuviéramos que elegir entre un cuadriciclo L6e o un cuadriciclo L7e y un automóvil de segunda mano, este último siempre será más seguro que el primero.

Por otro lado, las ayudas a la conducción y los sistemas de seguridad que emplean estos «coches de bolsillo» tampoco están al nivel de los empleados por un automóvil y, como os decíamos, a menudo prescinden de sistemas tan necesarios como el ABS, o airbags, aunque sí disponen de sistemas de retención, de cinturones de seguridad. En este punto es importante recordar que los cuadriciclos homologados como L7e equipan más sistemas y ayudas a la conducción que los homologados como L6e.

A diferencia de un scooter, estos cuadriciclos disponen de carrocería, y no te vas a caer de ellos. Pero es importante recordar que la protección que ofrecen en caso de accidente está muy lejos de la que ofrece un automóvil y, por lo tanto, no dejarnos llevar por la sensación de seguridad que ofrecen, que es muy superior a la protección que realmente ofrecen.

Sus cuatro ruedas hacen que sean más estables que un scooter, pero es importante recordar que no son tan seguros, ni comparables en protección en caso de accidente, como un automóvil

Opel Rocks-e

¿Qué coches de bolsillo hay en el mercado?

  • El Citroën AMI es uno de los «coches de bolsillo» más populares y es esencialmente el mismo vehículo que el Opel Rocks-e y el FIAT Topolino. Desde 6.990 euros, puedes conducirlo sin carné y desde los 15 años, pero alcanza solo 45 km/h y su autonomía es de 70 kilómetros.
  • El Microlino es la visión más «pija» del «coche de bolsillo», un vehículo que rememora el añorado Isetta y que destaca por su estética retro y su habitáculo de dos plazas con puerta frontal. Desde 22.990 euros requiere carné de conducir, alcanza los 90 km/h y dispone de autonomía para 177 kilómetros.
  • El XEV Yoyo es un vehículo que, a nivel de equipamiento y calidad percibida, está mucho más cerca de un automóvil y dispone de ABS, pero sigue sin ser tan seguro como un automóvil. Cuesta 16.990 euros y requiere carné de conducir, alcanza los 90 km/h y dispone de 139 kilómetros de autonomía.
Cargando...