Actualizado 17:21

Hidrógeno vs. Gasolina: fuga de combustible con incendio

el

Siempre que se habla de coches de hidrógeno, es difícil que no salga a relucir el tema de la seguridad. En caso de accidente en el que haya pérdida de combustible y se produzca un incendio, ¿qué es más seguro, un coche de hidrógeno o uno de gasolina? Todos hemos podido ver las famosas fotos del desastre del dirigible Hindenburg. ¿Ocurriría algo semejante si un coche de hidrógeno se incendiara?

Intentando dar respuesta a esta cuestión, El Dr. Michael R. Swain, de la Universidad de Miami, llevó a cabo en 2001 un experimento en el que enfrentó a dos coches iguales (excepto en el depósito de combustible, uno con hidrógeno comprimido y el otro con gasolina) al hecho de sufrir una fuga de combustible que se incendiaba. La simulación se grabó en video que dura 3,5 minutos.

El coche de gasolina se preparó con una punción en un manguito que dejaba caer el combustible al suelo a la altura de la parte central del vehículo. Durante el video, se derraman 5 pintas (unos 2,3 litros) de gasolina, que en términos calóricos equivalen a unas 20.000 kcal.

En el auto de hidrógeno se provocó una fuga del depósito a través de la válvula de seguridad, haciendo que arda el hidrógeno que escapa. La válvula permite que todo el hidrogeno almacenado en el tanque se libere en 100 segundos. Durante el video, la fuga de hidrógeno es de 1,5 kg., equivalente a 44.000 kcal.

Veamos las consecuencias que sufrieron ambos coches analizando estos 7 fotogramas del video.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 1. Tiempo transcurrido: 0 min, 0 seg. El vehículo de la izquierda es el de hidrógeno. El de la derecha es el de gasolina.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 2. Tiempo transcurrido: 0 min, 3 seg. Se produce la ignición de las dos fugas de combustible. El hidrógeno escapa a un ritmo de 2.100 SCF por minuto. La gasolina se derrama a razón de 680 centímetros cúbicos por minuto.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 3. Tiempo transcurrido: 1 min, 0 seg. El flujo de hidrógeno empieza a disminuir y la llama va perdiendo fuerza. La gasolina sigue cayendo al suelo, avivando el fuego debajo del vehículo.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 4. Tiempo transcurrido: 1 min, 30 seg. El escape de hidrógeno se reduce al mínimo porque el depósito está prácticamente vacio; la llama casi se ha extinguido. El coche de gasolina, entre tanto, empieza a ser devorado por las llamas.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 5. Tiempo transcurrido: 2 min, 20 seg. Mientras en el coche de hidrógeno ya no hay ningún tipo de actividad, el coche de gasolina está a punto de sufrir una explosión en el habitáculo.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 6. Tiempo transcurrido: 2 min, 20 seg. Se produce una deflagración en el habitáculo del coche de gasolina. La vida de posibles ocupantes está gravemente amenazada.

Simulación incendio coche hidrógeno y coche gasolina (2001)

Fotograma 7. Tiempo transcurrido: 2 min, 40 seg. El coche de gasolina es pasto de las llamas. Si no hay intervención de los servicios de extinción de incendios el vehículo quedará totalmente calcinado.

Las conclusiones del experimento son incontestables: mientras el coche de gasolina ha quedado prácticamente destruido, el de hidrógeno ha resultado indemne. Más aún, las temperaturas máximas que se pudieron registrar en elementos de la carrocería del coche de hidrógeno fueron de 117º F (47º Celsius) en la luneta posterior y de 67º F (19,4º C) en la bandeja trasera.

Vía: 3nw.com
En Diariomotor: Riversimple presenta un urbano de “código abierto” propulsado por hidrógeno I Coches eléctricos o de hidrógeno: el debate continúa