Riversimple presenta un urbano de "código abierto" propulsado por hidrógeno

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

Riversimple es una empresa británica que acaba de presentar una solución útil para la ciudad, ecológica y además bastante asequible. Es un pequeño coche urbano, de momento prototipo, con dos plazas disponibles y que se mueve gracias al combustible de hidrógeno.

No es por mal pero su forma se parece bastante a la del Smart Fortwo, con el que directamente entraría en competición. De todas formas su diseño ha sido realizado pensando en la mejor aerodinámica aunque desde luego no se han parado demasiado en dejarlo con una estética elegante (al menos de momento). Han cuidado, eso sí, su ligereza para aumentar sus prestaciones, utilizando materiales ligeros desde el chasis y “formateando” su carrocería con la fibra de carbono.

Lo que sí se puede ver es que le han calzado unas buenas llantas de aleación cromadas con gomas de perfil bajo y que para acceder a su interior hay que abrir las puertas hacia arriba, en la clásica apertura en forma de tijera. Del resplandor de la fibra se pasa a un interior bastante austero sino fuera por la intervención de los asientos deportivos tipo bucket tapizados en cuero, un detalle que no estamos habituados a ver en estos modelos.

Pero entrando de lleno en el ajo de este vehículo, su funcionamiento es totalmente “cero contaminante”. Se propulsa con una célula de combustible de hidrógeno que transforma este elemento en electricidad y ésta a su vez mueve un pequeño motor. Para su lanzamiento calculan que conseguirán una autonomía de 384 kilómetros con 1 kilogramo de hidrógeno. Lo mejor de todo es que los planos de esta célula de combustible son de “código abierto” y cualquier puede tomarlos para hacer su propia versión.

Su fecha de puesta a punto comercial está marcada para el 2013, con lo que todavía hay que esperar. Se ofrecerá en forma de leasing por unas 200 libras esterlinas al mes (unos 225 euros al cambio) y esperan que cada una de estas unidades de alquiler tenga una vida útil de nada menos que 20 años. ¿Aguantará un vehículo así tanto tiempo? Desde luego no parece muy caro con esas prestaciones, incluso demasiado barato. Obviamente hay complicaciones que lo hacen “poco usable” como el hecho de que es complicado poder repostar hidrógeno a estas alturas.

En el siguiente vídeo podéis verlo una explicación en inglés de sus características más esenciales y de paso ver lo bien que se mueve, parece talmente de juguete.

Como curiosidad comentar que la mismísima Porsche está detrás de este proyecto ofreciendo su apoyo, suponemos que económico y quizás tecnológico. Desde luego esta idea se aleja bastante del estilo de Porsche pero quizás la marca alemana quiera meterse en sectores más ecológicos sin saltar mucho a la palestra.

Riversimple

Vía: egmcartech

En Diariomotor: Comparativa: Toyota iQ vs Smart Fortwo, la batalla de los city-car

Lee a continuación: Range Rover NCE Convertible, 4x4 a cielo abierto

Ver todos los comentarios 17