CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Toyota

5 MIN

Comparativa: Toyota iQ vs Smart Fortwo, la batalla de los city-car

David Villarreal | @davidvillarreal | 21 May 2009

El Toyota iQ acaba de llegar al mercado español y con él llega un nuevo dilema para el conductor urbanita que busca un automóvil extraordinariamente pequeño para desenvolverse con soltura y comodidad por la ciudad con una capacidad para aparcar en donde ningún otro automóvil sería capaz de hacerlo. Y no solo eso a la vez tiene que ser versátil y con mucho estilo. La suerte está echada, Toyota iQ y Smart Fortwo rivalizan ya por dominar el segmento de los “ultrautilitarios” con una longitud inferior a los 3 metros.

Lo primero de todo es advertir que ni Toyota iQ ni Smart se caracterizan por ser automóviles baratos, de hecho son incluso más caros que utilitarios de 5 plazas más grandes y con mayor espacio de carga. No obstante esto se debe fundamentalmente a dos aspectos, por un lado los costes asociados a reducir tanto las dimensiones de un vehículo y por el otro se debe al completo equipamiento incluido de serie en ambos sobretodo en materia de seguridad. Asi que tengamos clara una cosa, esta comparativa no va de coches baratos, sino de coches extremadamente pequeños.

Para comparar estos dos utilitarios urbanos nos centraremos en las motorizaciones más básicas, por un lado el Toyota iQ 1.0 VVT-i de 68 cv cuyo precio base es de 12.500€ y por el otro el Smart ForTwo 52 mhd de 71 cv a partir de 9.850€, ambos con motores de gasolina ya que el iQ diésel aún no se comercializará en nuestro país. Dicho esto, la primera diferencia que nos encontramos es el precio ya que con el nivel de equipamiento más básico el Smart es 2.650€ más barato que el city-car nipón, lo que puede hacer que la balanza se decante del lado contrario…

La austeridad de los consumos es la tónica predominante en estos city-car que gastan en torno a los 4,3 litros/100 km, además el Smart de 71 cv incorpora de serie la tecnología micro hybrid drive (start&stop) y un indicador del momento idóneo para cambiar de marcha que también incluye de serie el iQ en su acabado más básico. La seguridad en ambos ha sido una prioridad para los ingenieros encargados en su desarrollo, por ello incluyen de serie control de estabilidad y control de tracción, además de numerosos Airbags, en este caso el iQ ganaría por goleada con sus 9 airbags entre los que se incluye un novedoso Airbag que cubre la luna trasera en caso de accidente con un alcance por detrás.

En la fotografía: maletero del Toyota iQ con un asiento trasero desplegado y el otro plegado

Pero por otro lado la diferencia más notable que justificaría el sobreprecio del Toyota iQ son sus 4 plazas frente a las 2 del Smart. Y es que con un tamaño similar (el iQ mide 2,99 metros, solo 30 cm más que el Smart) el iQ es capaz de acoger 4 pasajeros. Los ingenieros de Toyota pensaron que un city-car solo requiere 4 plazas o el espacio de carga máximo en contadas ocasiones y raramente ambas cosas a la vez, por lo que consiguieron incluir 2 plazas traseras extra sin sacrificar las dimensiones del vehículo aunque limitando el espacio de carga del maletero, que con 4 pasajeros quedaría prácticamente anulado. Son esas 2 plazas traseras ocasionales las que justifican que el Toyota iQ sea bastante más caro que el city-car de Mercedes-Benz.

Hay que decir que utilizando solo dos plazas en el iQ el maletero tan solo gana un volumen de 18 litros respecto al Smart. También es cierto que esas 4 plazas ocasionales del iQ habría que considerarlas más bien 3 plazas y media, y es que el diseño asimétrico del salpicadero consigue que el asiento del acompañante se pueda adelantar más que el asiento del conductor, haciendo que haya espacio suficiente detrás como para que un adulto pueda permanecer sentado con relativa comodidad en un trayecto no muy largo. En cambio la plaza que está justo detrás del asiento del conductor es tan estrecha que prácticamente solo podría utilizarla un niño, sobretodo si el conductor va estirado y con su asiento muy retrasado.

Equipamiento Opcional del Smart Fortwo Nota: Precios sin Impuesto de Matriculación incluido

  • Airbags cabeza-torax: 265€
  • Isofix: 68€
  • Alarma antirrobo: 257€
  • Faros antiniebla: 157€
  • Techo solar acristalado: 215€
  • Climatizador: 662€
  • Asientos calefactables: 215€
  • Espejos exteriores eléctricos y calefactados: 157€
  • Sensor de lluvia: 86€

Equipamiento Extra del Toyota iQ Nota: este equipamiento se ofrece de serie en el Toyota iQ VVT-i con acabado iQ2 (a partir de 15.250€)

  • Sensor de lluvia
  • Encendido automático de luces de cruce
  • Faros delanteros bi-halógenos oscurecidos
  • Climatizador
  • Sistema de entrada y arranque inteligente sin llave
  • Asientos calefactados
  • Tapicería de cuero (opcional)

Conclusiones

Evidentemente, el Smart ganaría por su precio contenido, mientras que el Toyota iQ ganaría por sus 4 plazas.

En fin, la decisión es sencilla y a la vez complicada, optar por la versatilidad de las 3,5 plazas del iQ o por el precio reducido y las dos plazas del Smart Fortwo. En cuanto a equipamiento, tecnología, motores, seguridad… hay que decir que ambos son muy similares, vienen muy bien equipados de serie y tienen una lista bastante larga de equipamiento opcional, con todas las comodidades que nos ofrecen automóviles de segmentos superiores.

En Diariomotor: Toyota iQ, Smart Fortwo