Volkswagen cambiará radicalmente: desgranamos su escalofriante plan estratégico a 15 años, en 5 claves de fácil digestión

 |  @sergioalvarez88  | 

Cuando una gran marca automovilística se hace eco de su plan estratégico para los próximos 15 años, el mundo debe prestar atención. Si esa marca es la líder del gigantesco Grupo Volkswagen, con más razón. El Consejo de Administración de Volkswagen ha publicado su plan “TRANSFORM 2025+”, que establece patrones de actuación y cambios radicales de estrategia. Un nuevo rumbo para las marcas del grupo, marcado de forma clara por Volkswagen hasta aproximadamente el año 2030. Un plan ambicioso, y escalofriante a partes iguales.

En la próxima década olvidaremos el automóvil como propiedad privada, pasando a un modelo de servicios de movilidad.

El automóvil y la movilidad cambiarán de manera radical en los próximos 10 años. En los libros de historia se estudiará como la sociedad pasó del automóvil en propiedad privada a un nuevo modelo de servicios de movilidad, más eficientes, cómodos y racionales. El coche eléctrico será el protagonista absoluto, y los servicios de coche compartido serán la norma, no una curiosa startup en grandes ciudades. Para el “petrolhead” común, el plan TRANSFORM 2025+ parece sacado de una pesadilla distópica – ¿debemos tener miedo?.

He querido ponerme dramático, pero la realidad de los próximos años será esta: un paso gradual del automóvil tradicional a nuevos modelos de movilidad. Las necesidades de movilidad de los humanos serán las mismas que hasta ahora, y empresas como Volkswagen quieren mantenerse en la cresta de la ola, pasando a ser los proveedores líder de movilidad. Tras el escándalo de las emisiones – el Dieselgate – el Grupo Volkswagen parece romper con el pasado, abrazando de lleno la movilidad eléctrica, que aspira a liderar.

¿Cómo lo quieren hacer? Cambiando radicalmente para liderar el mundo de la movilidad en 2030.

1) Una enorme ofensiva en vehículos eléctricos

Dejarán de fabricar modelos de bajo volumen y rentabilidad, liberando 2.500 millones de euros para el desarrollo de coches eléctricos.

Para liderar el mundo de la movilidad en 2030, Volkswagen cambiará en tres fases. Hasta el año 2020 llevarán a cabo enormes inversiones en I+D+i y reestructurarán multitud de procesos internos, con el objetivo de aumentar la eficiencia productiva y de gestión de la marca. Básicamente, prepararán el terreno para en 2020 lanzar una enorme ofensiva de vehículos eléctricos. Una ofensiva no orientada a nichos de mercado: dirigida al núcleo duro del mercado automovilístico. Quieren vender un millón de eléctricos al año para 2025.

Previsiblemente lo harán con la nueva familia de eléctricos dedicados, para los que están desarrollando la plataforma MEB (Modular Electric DriveKit). El prototipo Volkswagen ID Concept nos da pistas acerca de este futuro eléctrico, con una autonomía de en torno a los 600 km y capacidad de ser conducido de forma autónoma o manual. Llegará al mercado junto a la octava generación del Volkswagen Golf, y posiblemente compartirá elementos mecánicos con el compacto generalista, de corte más tradicional.

2) Líder de un nuevo ecosistema digital conectado

Volkwagen desarrollará su propia plataforma digital, repleta de servicios conectados con valor añadido.

Tu coche será un smartphone con ruedas. Desde hace años, varios fabricantes vienen repitiendo la misma frase, que cada vez está haciéndose más real. La frase de Volkswagen es “liderar el ecosistema digital automovilístico”. ¿Has sentido el escalofrío? Lo cierto es que el grueso de clientes generalistas demandan más y más conectividad en sus vehículos. Apple CarPlay y Android Auto ha sido sólo el principio. Volkswagen no quiere que Apple y Google dicten la conectividad de sus vehículos, y para ello lanzará una nueva plataforma digital.

Desarrollada desde cero, aglutinará una compleja serie de servicios conectados, de los que la marca espera obtener pingües beneficios, unos 1.000 millones de euros para 2025. Espera que sea una de sus principales áreas de negocio, contando con 80 millones de usuarios conectados en todo el mundo. De hecho, quieren ser el proveedor número uno de servicios digitales para el automóvil. ¿Lanzará Volkswagen su propio Netflix como canal de entretenimiento en sus coches autónomos? Parece perfectamente plausible.

3) Líder en servicios de movilidad

Esta propuesta necesita de concreción, es más una declaración de intenciones a largo plazo.

Tras el lanzamiento de su eléctrico dedicado – del que recordemos, quieren vender un millón al año para 2025 – el Grupo Volkswagen invertirá grandes sumas de dinero en la creación de servicios de movilidad. El coche compartido y la economía colaborativa son dos importantes claves del futuro de la movilidad, y el éxito de servicios pioneros como Car2Go y BlaBlaCar ya lo demuestra. Volkswagen pretende capitalizar este éxito con iniciativas propias, estableciéndose como líder en estos servicios para el año 2030.

4) Apuesta por los mercados de EE.UU. y China

Volkswagen desea recuperar su posición en el mercado estadounidense, donde desea tener una penetración muy superior a la actual. Lo hará con una ofensiva de crossover y SUV, de la que el Volkswagen Atlas es la punta de lanza. Para 2021 también llevarán a Estados Unidos su familia de vehículos eléctricos, que incluso aspiran a construir localmente en México o Tennessee. Tanto en Estados Unidos como China, Volkswagen quiere afianzarse como líder al borde del segmento premium, un paso por encima de otros generalistas.

5) Más ingresos, menos costes, inversiones constantes

Volkswagen quiere aumentar su margen operativo hasta un 6% en 2025, desde el actual 2% para el año 2015. Hay varias maneras de conseguirlo: vender más caro, reducir los costes o reducir las inversiones productivas. Volkswagen apostará por la reducción de costes, manteniendo sus actuales precios y las inversiones, limitadas a 4.500 millones de euros anuales. Esperan obtener una reducción de costes de 3.000 millones de euros anuales mediante la optimización de la producción en sus instalaciones alemanas.

En Diariomotor:

Lee a continuación: El Volkswagen e-Golf ya tiene 300 km de autonomía, ¿pero es suficiente para competir con el Opel Ampera-e?

  • Bensgef

    lo de los “servicios de movilidad” me lo creere cuando lo vea.

  • MotorsportsNews

    Yo quiero mi coche. Y quiero conducirlo.

  • TodoEsMarketing

    El coche autónomo y los servicios de movilidad les veo en muchos usos, pero coexistirán con el conducir tradicional. El sector del transporte por carretera, servicios profesionales o transporte publico se beneficiará de estas nuevas tecnologías y muchos empleos dejaran de ser necesarios, transformándose en otros que si lo son.

  • Pablo Marmol

    Que maravilloso será el mundo entonces, estoy e n t u s i a s m a d d o.

  • Kanzler

    Conociendo bien a mi gente, este “Plan” a largo plazo tan sonoro no es mas que un mensaje a los miles de accionistas que están dandole la espalda al Grupo, decepcionados y que han perdido mucho dinero ya con VW.

    De alguna manera tienen que ganarse algo de confianza y primero que nada con quienes les dan el dinero, los accionistas y no solo la clientela.

    Los tan cibernéticos proyectos de autonomía, dialogo entre coches y entorno y demás, de nada sirven o servirán en países donde venden volúmenes mas que considerables para VW y el Grupo, pero son países aun muy atrasados aun en movilidad de sueños cibernéticos,

    Me tiene sin cuidados este Plan tan “ambicioso”, un caso el Brasil que no es USA ni lo que va lleno a ser China o ya son Corea del sur, pero que es gran parte de las ganancias de VW.

    Me tiene sin cuidados este Plan , no saben ellos mismos como encarar el año 2030, pasaran tantas cosas antes y entremedio, que el mapa mundial se parecerá apenas al actual y no para el bien de las firmas europeas y Europa en general.

  • craso_error

    A esos 15 años vista VW se convertirá en efecto en la empresa líder…. del sector de las tabacaleras. Nadie en esa fecha habrá vendido tanto humo como ellos.

  • Gabri Fernández

    Como petrolhead me da verdadera vergüenza ajena