CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
SEAT

3 MIN

Retrospectiva: Seat Fura Crono

Fran López | 25 Feb 2012

Recientemente hablábamos de la primera generación del Seat Ibiza y, más concretamente, del Seat Ibiza SXI, uno de los modelos que hizo que Seat comenzase a levantar el vuelo después de la ruptura de relaciones con Fiat. Sin embargo, el mundo de los pequeños y asequibles deportivos no era nuevo para la marca de Martorell. Tras el divorcio con Fiat, Seat se vio obligada a rediseñar toda su gama para evitar las similitudes en diseño con los Fiat homólogos y poder exportar sus modelos. Aún así, en los primeros años de los ochenta Fiat y Seat se vieron las caras en los tribunales, perdiendo finalmente Fiat la demanda.

En esta travesía del desierto, y a pesar de seguir manteniendo tecnología italiana, el Seat Ritmo dejaba paso al Seat Ronda (contando con otra interesante versión Crono con motor 2.0 y 118 CV), el Panda haría lo propio con el Marbella y el Seat 127 se convertía en el Seat Fura. Partiendo de un modelo muy veterano como era el 127, el Seat Fura recibía cambios exteriores e interiores, convirtiéndose en un utilitario puramente español (con ascendencia italiana), y pese a que fue un modelo de transición y su vida no fue demasiado longeva, sí pasaría a la historia con un pequeño deportivo como el Seat Fura Crono.

Más allá de su chasis y toda la base técnica y mecánica, el Seat Fura poco tenía que ver con el 127 a simple vista, sobre todo en lo relativo a su exterior e interior. En el año 1982 se lanzaba al mercado el Seat Fura Crono. Ciertamente pensar hoy en día en un modelo deportivo con sólo 75 CV podría darnos un poco de risa, pero más allá de este dato, el Fura Crono podía considerarse un pequeño utilitario con tintes deportivos, y a su volante ofrecía diversión y un motor con carácter y genio, a lo que ayudaba su caja de cambios de cinco relaciones y desarrollos cortos.

Seat Fura Crono

Con una personalización exterior que incluía parachoques y molduras laterales en plástico negro, faros antiniebla delanteros, alerón trasero sobre el portón, colores exteriores bastante vistosos y llamativos (rojo, negro o gris plata) o llantas de aleación de 13 pulgadas, con unos neumáticos en medidas 155/70, en su momento llamaba bastante la atención. Para su motor se recurrió al cuatro cilindros de balancines ampliamente conocido en Fiat y Seat (como en el popular 1430), con 1.438 centiḿetros cúbicos y 75 CV en el Fura Crono.

Gracias a sus reducidas dimensiones y a un peso en vacío de sólo 760 Kg, el Fura Crono podía acelerar de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos o alcanzar unos modestos 160 km/h. Su vida duró apenas tres años, finalizando su carrera comercial en 1985, pero aún así dejó cierta huella en los recuerdos de muchos. También participó en la competición en la Copa Fura de iniciación, y a día de hoy no son demasiados los Seat Fura Crono que quedan en circulación y en buen estado, por lo que es un clásico reciente bastante interesante. Si queréis más información os recomiendo leer la prueba del Seat Fura Crono en Piel de Toro.

Fuente: Ran When Parked
En Diariomotor: Retrospectiva: Seat Ibiza SXI | GTI de los ochenta: aquellos deportivos pequeños, pero matones (I)