Tu coche en forma: mantenimiento de la capota

 |  @HerraizM  | 

El punto común más critico entre los descapotables es precisamente la característica que lo convierte en tal, su capota. Este elemento constituye una pieza de desgaste más en nuestro vehículo y un punto clave en la atención que debemos brindarle en las tareas habituales de mantenimiento y cuidado de nuestro coche.

Por estética y por comodidad, la capota precisa de una serie de cuidados periódicos no demasiado exigentes, pero sí necesarios si queremos asegurar la buena vida de nuestro descapotable. Cuidados que van desde el simple lavado al tratamiento de la superficie transparente posterior o el mantenimiento de las gomas y que abordaremos en este Tu coche en forma dedicado a las capotas.

Un cuidado que analizaremos desde su limpieza, tratamiento y restauraciones leves a la atención de otros puntos igual de críticos como las gomas que se encargan de ofrecer un habitáculo más estanco o el cristal / plástico posterior, aprovechando que el buen tiempo ya está con nosotros y puede ser un buen momento para hacerle un tratamiento a nuestra capota hasta la llegada del invierno y la lluvia.

El primer paso: su limpieza

Comenzamos el tratamiento de nuestra capota por su limpieza, momento que puedes aprovechar también para hacerle un buen detallado al resto de tu coche. Los descapotables con techo blando, ofrecen dos posibilidades de capota, en lona de poliéster, repelente al agua, o en vinilo, más económica e impermeable.

En ambos casos, más acusado aún en las de lona, su limpieza y cuidado es fundamental para evitar que en caso de lluvía, alguna que otra molesta gota haga acto de presencia en nuestro habitáculo, en el caso de las de vinilo, es más probable la decoloración. Por supuesto también por cuestiones estéticas.

Arrancamos con el lavado de la capota. Para ello, necesitamos agua abundante y un champú libre de abrillantador, detergente y productos basados en el alcohol, hay champús específicos para este cometido y que además ofrecen cualidades particulares en función de su nuestra capota es de vinilo o de lona.

El proceso es sencillo, el mismo que utilizaríamos para limpiar la carrocería pero con la precaución de evitar el impacto directo del agua si empleamos una lanza a presión o manguera, sobre todo en las gomas y los puntos donde la capota se une a las ventanillas y carrocería. Antes de procedes a humedecerlo y aplicar el jabón, podemos emplear una aspiradora para retirar el polvo que exista en la superficie.

Si el descapotable va a permanecer mucho tiempo aparcado en la calle, un hard top es una buena inversión

Un cepillo de cerdas suaves, cuidado con los cepillos de cerdas duras que dañan las fibras de las capotas de lona, puede ayudarnos bastante en este proceso, pero podemos proceder a limpiar la capota con nuestras propias manos. Si nos decantamos por el cepillo es totalmente desaconsejable emplearlo en la superficie transparente posterior para evitar su arañado, a pesar de que sea de cerdas suaves.En este punto es más aconsejable emplear una toalla.

Tras el lavado toca secar la superficie, para lo que podemos emplear una gamuza o una toalla de microfibra, preferiblemente con ligeras presiones y no arrastrando por la superficie de la capota.

Los túneles de lavado quedan descartados y en cuanto a las lanzas a presión mi consejo es que si se va a lavar el descapotable con una de estas lanzas se aplique a una distancia prudencial y que si vamos a lavar el coche con este sistema no se aplique a la capota, o si se hace, no aplicar directamente el chorro de agua, mucho menos, si no queremos acabar con agua en el habitáculo, en las gomas.

Volver a hacer nuestra capota impermeable

Una vez está limpia y seca la capota toca tratarla. Cuando el descapotable sale de fábrica, la capota cuenta con un tratamiento hidrófugo. Este tratamiento se encarga de impermeabilizar la capota, de hacer que el agua resbale por su superficie. Con el tiempo, la acción del sol, la lluvia y los sucesivos lavados, este tratamiento va perdiendo su efecto hasta que desaparece. Si el agua no resbala tan bien como cuando lo compraste puede que sea el momento de tratar la capota, en función del uso, tampoco está de más que se impermeabilice una vez al año.

La pérdida de color, los desperfectos en el vinilo posterior y la perdida de impermeabilidad son males habituales remediables por el paso del tiempo y las inclemencias del tiempo

Tras la limpieza, podemos acudir a algunos de los suministradores de productos de limpieza para descapotables y adquirir un bote para volver a darle a nuestra capota un tratamiento impermeable. Por experiencia personal y por citar un ejemplo desde el conocimiento, podemos acudir a Renovo, una las firmas más habituales en los tratamientos de limpieza y cuidado de descapotables. Además, no sólo se encarga de repeler el agua, también protege a la capota de los rayos ultravioleta.

¿La capota ha perdido el tono original?

Tenemos nuestra capota limpia e impermeabilizada, lista para aguantar un invierno más los chaparrones que le caigan encima, pero, ¿qué pasa si nuestra capota ya no luce igual de bien que cuando sacaste el coche del concesionario? En tal caso no está de más aplicar un tinte a la capota. Muchos usuarios recomiendan y aplican tintes para zapatos, que además cuentan con un aplicador bastante cómodo, pero personalmente prefiero recomendar un producto específico.

Hay un buen número de firmas de productos de limpieza con una gama de productos especializados en descapotables, Renovo es una de las más frecuentes

Renovo, por seguir con la firma utilizada en el proceso de impermeabilización, ofrece productos para “revivir” el color de la capota, pero es fácil encontrar productos de este tipo en otras líneas de productos de limpieza, que también ofrecen soluciones específicas para limpiar, tratar y en este caso revivir.

Para aplicar un restaurador de la capota, tras la limpieza del primer paso y comprobar que la capota está seca, aplicándolo mejor en la sombra para evitar un secado excesivamente rápido, podemos aplicar una o dos capas de producto, esperando que se seque entre capa y capa, siguiendo las proporciones que el fabricante del producto nos cite en el envase. Tras aplicarlo, toca dejarlo secar y que haga efecto, siguiendo de nuevo el tiempo estimado por el fabricante, mínimo unas 3 horas y tras ello, podemos proceder a aplicar la capa impermeabilizadora para completar el proceso.

Pulido del vinilo trasero y tratamiento de las gomas

¿Qué más nos queda por hacer? Todavía hay dos puntos más a tener en cuenta en el cuidado de la capota: las gomas y el cristal posterior. En gran parte de las capotas, la superficie transparente trasera es de vinilo. Este material debido a su capacidad absorbente suele estropearse con el tiempo. Arañazos, decoloración, excesiva sequedad que puede dar lugar a rajas…

Si nuestra capota cuenta con esta superficie en cristal lo tenemos mucho más fácil con un producto limpiacristales y una gamuza. Si es de vinilo nos encontramos en las líneas de productos de limpieza del automóvil con productos específicos. Habíamos mencionado en el primer punto que nada de cepillos con cerdas duras y que evitásemos mejor también los de cerdas blandas. También debemos evitar los productos de limpieza de cristales, esto no es un cristal, es vinilo.

Si optamos por utilizar un cepillo para la limpieza de la capota nada de cerdas duras y prestando especial atención al vinilo posterior para evitar dañarlo

Limpiada la superficie con un paño y agua toca aplicar el producto específico. Para hacerlo, podemos recurrir a un paño de algodón impregnado en el producto aplicándolo ejerciendo una suave presión y movimientos circulares haciendo más énfasis en las zonas más afectadas. Una vez aplicado, mejor de manera concentrada zona a zona, y seco, volvemos a pasar un paño limpio. Después, toca aplicar la operación desde el interior del vehículo, a pesar de que estará bastante menos dañado que el exterior.

Como punto y final a la limpieza y tratamiento de la capota queda prestarle atención a las gomas que ejercen de juntas entre la capota y la carrocería o el cristal de las ventanillas. Lo principal es mantenerlas limpias e hidratadas para evitar que con el tiempo se sequen, agrieten, retengan agua y terminen filtrando agua al habitáculo. Para limpiarlas un paño de microfibras y agua, prestando atención a los puntos donde se hayan acumulado residuos que puedan impedir la evacuación del agua. Si ya es tarde, la entrada de agua es importante los días de lluvia y sobre todo si el coche debe pasar bastante tiempo fuera del garaje, en el caso de que duerma en garaje, no quedará más remedio que sustituirlas.

Unos consejos extra

al igual que con la pintura de la carrocería, los excrementos de pájaro son muy dañinos para la capota

Es aconsejable dejar siempre que sea posible el coche en una superficie cubierta o sombreada para evitar la dañina acción del sol, eliminar tan pronto como sea posible los excrementos de pájaros, realmente perjudiciales tanto para la pintura como para la capota, mantener limpias las gomas, evitar plegar la capota cuando esté mojada para evitar la acumulación de agua y la aparición de moho, no dejar durante largos periodos de tiempo la capota plegada para evitar la aparición de pliegues en la tela y tener especial cuidado al plegar la capota cuando la temperatura exterior sea baja, el vinilo trasero puede estar más tirante que de costumbre y rajarse.

Por último si el coche va a permanecer largos periodos en la calle podemos considerar la compra de un techo duro. La mayoría de modelos descapotables cuentan con este accesorio y a pesar de ser un considerable desembolso, puede ahorrarnos la sustitución de la capota en un futuro dándonos además una ventaja en confort reduciendo el ruido del aire.

Con estos cuidados alargaremos la vida de nuestra capota bastante, ganando no sólo en estética, también en comodidad y en el caso del mantenimiento de la superficie transparente trasera, visibilidad y evitar molestos deslumbramientos causados por los arañazos y la decoloración.

Lee más consejos para cuidar tu coche en la sección Tu coche en forma.

En Diariomotor: Tu coche en forma: restauración de faros, esa gran desconocida| Tu coche en forma: consejos para la conservación exterior y la limpieza interior

Lee a continuación: Tu coche en forma: aplicaciones para móvil y conducción

  • Alex ITF

     Precioso el Nardi de madera..

    • Anónimo

      Gracias por la parte que me toca Alex ;) 

  • Pingback: ¿Por qué chirrían los cristales de mi coche cuando hago uso de ellos?()

  • miguelo

    No es complicado, pero tiene sus problemillas la limpieza y mantenimiento de la capota. Estoy pensándomelo. El coche dormirá en garaje privado, al menos…

  • Btob

    Excelente, información para quienes gustan de los carros convertibles, sin perder clase …gracias a Diario motor :).

  • Marg Dahli

    Buen articulo, llegue a el con un enlace desde http://www.amatucabrio.com creo que era. Mi Mazda MX-5 agradece el articulo jeje