La industria japonesa se confabula para dominar la combustión

 |  @davidvillarreal  | 

Japón no quiere quedarse atrás en el desarrollo del motor del futuro que, guste o no, seguirá siendo de combustión interna. La coalición nipona, formada por Daihatsu, Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru, Suzuki y Toyota, pretende aunar esfuerzos para lograr avances significativos en materia de eficiencia y reducción de emisiones de gases contaminantes. Estaríamos hablando de un marco de entendimiento para la investigación de nuevas tecnologías. No es que todos ellos vayan a desarrollar y fabricar un mismo motor, sino que trabajarán para avanzar en el desarrollo de tecnologías que el día de mañana todos ellos irán aplicando en sus propios productos.

No hablamos de joint-venture o desarrollo conjunto, sino de investigación de tecnologías que cada marca aplicará a sus productos como crea conveniente.

Hablamos por lo tanto de un proceso de aceleración de avances que de una forma u otra todos ellos ya han estado investigando en los últimos años. Al compartir su experiencia, el objetivo de esta coalición fundada bajo las siglas AICE (de Automotive Internal Combustion Engines), es el de llegar a ser más competitivos que sus rivales a la hora de desarrollar tecnologías que les permitirían alcanzar una eficiencia de los motores térmicos superior al 50%, una mejora significativa respecto a la de los motores actuales, que actualmente rondan un 40% en el mejor de los casos.

Los fabricantes japoneses se han aliado para investigar, entre otras cosas, tecnologías que mejorarían la eficiencia en la combustión de los motores térmicos.

Aunque el discurso de algunos proclama que el motor térmico está acabado, la dificultad para lograr una mayor penetración del coche eléctrico y los problemas que plantea la implantación de otras alternativas, como la pila de combustible, el hidrógeno, nos lleva a pensar que los motores de combustión interna aún tienen cuerda para rato. Aún así, el proyecto de AICE está planteando objetivos en un plazo relativamente corto, a menos de diez años. Por otro lado, no parece que el petróleo vaya a agotarse antes de que pueda implantarse esta tecnología y amortizar con creces su desarrollo.

Mientras en Europa los constructores han puesto el foco en la sobrealimentación para mejorar la eficiencia de sus automóviles de gasolina, en Japón siguen pensando en cómo dominar la combustión. Entre otros objetivos, la coalición japonesa se ha propuesto trabajar a fondo en la tecnología Homogeneous Lean Charge Spark Ignition (HLSI), basada en el mismo concepto de inyección directa de la mezcla de aire y combustible en el motor que la ignición por compresión y carga, pero con encendido por chispa y no por compresión. Aunque en teoría el sistema propuesto es menos eficiente que el HCCI que marcas como Mazda se han propuesto implantar en un plazo máximo de cinco años, el margen de mejora de que disponen los investigadores es suficientemente holgado como para mejorar incluso los registros de este último.

El discurso de AICE es prácticamente el mismo que han hecho marcas como Mazda en los últimos años y en general un buen reflejo de la filosofía japonesa. Dominando la combustión, no solo lograrán una eficiencia equiparable al de sus homólogos europeos mediante la sobrealimentación, sino que el margen de que dispondrán para mejorar aún más esos registros mediante sistemas híbridos será muy superior.

Fuente: Nikkei
En Diariomotor: Todo sobre SKYACTIV-G 2 y 3, la revolución de Mazda para la próxima década

Lee a continuación: Ford ofrecerá “frenos” gratis de por vida en Estados Unidos, ¿es un buen negocio? ¿para quién?

  • OBSERVER

    Ciertamente, que en dicha coalición esté Mazda y Toyota (Lexus) ya augura, por si mismo, una nueva época de avances espectaculares. Con la implementación de diferentes sistemas híbridos, el avance puede llegar a ser espectacular.

  • Camp Heller

    Lo que más sorprende de esta noticia, es la estentórea ausencia de Isuzu.

    • Juan Maldonado

      Quiza es que como Isuzu, que mayormente hace vehiculos grandes, se dedica al Diesel no tiene mucho que aportar ni que aprovechar de las tecnologias que salgan de esta colaboracion, las cuales, posiblemente, son para gasolina y-o posibles hibridos. Ademas de que Isuzu ya, desde hace tiempo, concentra sus energias en hacer motores Diesel mas limpios, antes de que a los otros se les ocurriera “asociarse”.

  • ADN

    Y es que un motor sobrealimentado, por muy eficiente que sea tiene mas piezas móviles, mas probabilidades de que algo se descomponga. Por otro lado la sobrealimentación es una solución ahora, el plqnque proponen es para los futuros 5-10 años, algo lejos en términos mercadotecnicos.

  • Sergio Rincón

    Y van a ser los japoneses quienes sigan poniéndonos sonrisas, con motores atmosféricos donde los europeos ya capitularon y se decantaron por la vía fácil de la sobrealimentación (a saber dónde estarán esos motores en 5 o 10 años), bienvenida esta maravillosa noticia y aunque ya están dejando ver que la hibridación será un hecho, les dará un margen de mejora bastante importante cuando los precios de los derivados del petroleo estén por la nubes (en 10 años).