Govecs Schwalbe: reviviendo con chispa a la Vespa del Este

 |  @sergioalvarez88  | 

La Simson Schwalbe fue considerada por muchos la Vespa de la Alemania del Este. Creada como solución barata de movilidad para todos aquellos que no podían permitirse un simpático Trabant – la mayor parte de la población – este pequeño ciclomotor se fabricó desde 1964 hasta 1986, casi de manera ininterrumpida. De la necesidad y la experiencia en vehículos ligeros surgió la Schwalbe, que debía no sólo se barata y eficiente, sino cumplir estándares de calidad de Europa Occidental. Su primera iteración nacía con el diseño y motorización que tendría hasta el fin de su vida útil. Aunque fue ligeramente mejorada con el paso del tiempo, su diseño y pequeño motor de dos tiempos marcaron su carácter de forma clara.

El fabricante de motos eléctricas Govecs ha decidido revivir a este mito de la República Democrática Alemana con propulsión 100% eléctrica.

Una Vespa del este cargada de tecnología

Con dos versiones de potencia 4 kW y 6 kW, la Govecs Schwalbe puede ser tanto ciclomotor como motocicleta.

Si hay algo que me gusta de la Govecs Schwalbe es que su diseño ha permanecido sin apenas cambios, casi 30 años después de que dejase de fabricar. Simplista y sin floritura, es una moto cargada de personalidad, con un aspecto intachable de scooter clásica. En lugar de esconder un motor de dos tiempos y 49 cc bajo su bulbosa zaga, esconde una moderna batería modular de litio, que permiten una autonomía teórica de 60 km. Muy escasa, ¿no? Puede ser, pero si tenemos en cuenta que su carácer modular permite expandir su capacidad de almacenamiento eléctrico, la cosa cambia. Al final, la autonomía teórica es de unos muy interesantes 180 km.

Autonomía superior a la de una scooter equivalente de 125 cc, y similar a la lograda por la Schwalbe original, que con su pequeño dos tiempos de 3,7 CV podía recorrer casi 200 km antes de repostar. Donde sí hay diferencias para bien con la Schwalbe original es en potencia. La scooter de marchas original permitía una punta de 68 km/h estirando al máximo el pequeño monocilíndrico. La Govecs tendrá dos opciones de potencia: 4 kW o 6 kW, pudiendo la primera matricularse como ciclomotor, siendo la segunda ya perteneciente al reino del A1. En su versión más potente, debería alcanzar los 100 km/h. Con todo, es obvio que será una máquina relegada a las ciudades, donde querrá hacer sombra con su estilo a las Vespa 50 cc o incluso a alguna pequeña 125.

Una moto a un smartphone conectada

Sí, el mismo rollo de conectividad que se lleva ahora. Sí, pero no. No nos precipitemos. Lo que tendrá la Govecs Schwalbe es una funda impermeable integrada sobre el manillar, que sin interferir con su discreta instrumentación analógica, servirá para poder aloojar en ella nuestro smartphone. Gracias a ello, y con cualquier app, podremos disfrutar de un completo navegador, sin ir más lejos. Una solución sencilla y que es posible asociar a cualquier tipo de teléfono, sin exclusividades iOs/Android. El precio de la Govecs Schwalbe en el mercado alemán es de 4.699 euros para la versión de 4 kW y de 5.799 euros para la versión motocicleta.

Fuente: Masmoto.net | Motorrad.de
En Diariomotor: Vespa 946, vuelta a los orígenes de la Vespa

Lee a continuación: Suzuki GSX-S1000, buque insignia de la naked deportiva en Suzuki